IMAGEN CEREBRO MK ULTRA

 

La estimulación electromagnética de las funciones cerebrales puede artificialmente inducir a una serie de sensaciones y sentimientos que van desde el placer al miedo.

Las agencias de espionaje en los EE.UU, así como la participación militar, encontraron en los campos electromagnéticos un amplio espectro de experimentación con la mente y el cuerpo de los seres humanos. Rodríguez Delgado estuvo involucrado en ello.

Rodríguez Delgado nació en Ronda (Málaga) en 1915. Recibió un doctorado en Medicina en la Universidad de Madrid justo antes del estallido de la Guerra civil española, en la que trabajó como médico de campo en el lado republicano. Después de la guerra tuvo que obtener de nuevo su título y luego hizo un doctorado en el Instituto Cajal de Madrid.

En 1946 recibió una beca de la Universidad de Yale, y fue invitado por el prestigioso fisiólogo John Fulton para unirse al departamento de fisiología en 1950.

El profesor Delgado es especialmente conocido por haber inventado el Estimociver (o Stimociver en inglés) en los años 1960. Con este dispositivo, que permite la estimulación y el registro del cerebro Hasta rm control remoto en varios canales, demostró en enfermos que la estimulación del cerebro, además de influir en el comportamiento autónomo, somático y motor, puede modificar manifestaciones psicológicas como la ansiedad o la agresividad.

El Estimociver puede utilizarse para estimular las emociones y controlar el comportamiento. Según Delgado, "La radioestimulación de diferentes puntos de la amígdala y el hipocampo en los cuatro pacientes produjo una variedad de efectos, entre ellos sensaciones agradables, alegría, concentración profunda y reflexiva, sentimientos extraños, súper relajación, visiones coloridas, y otras respuestas". Delgado declaró que "los transmisores del cerebro pueden permanecer en la cabeza de una persona de por vida. La energía para activar el transmisor cerebral se transmite por medio de radiofrecuencias."

El MK-Ultra consistía, entre otros cometidos, en realizar emisiones de microondas sobre los cerebros humanos a fin de experimentar con la manipulación de masas.

 

Acusado de colaborar con la CIA

La prensa estadounidense comenzó a informar sobre un programa secreto de la CIA, con nombre en clave MK-ULTRA, que destinó millones de dólares en plena Guerra Fría para estudiar métodos químicos y eléctricos para controlar el comportamiento mental de los seres humanos. Participaron decenas de universidades, hospitales y centros de investigación de EEUU. Rodríguez Delgado fue acusado de colaborar con la CIA pero siempre lo negó, aunque sí recibió dinero de la Armada y las Fuerzas Aéreas de EEUU para su laboratorio.

En 1970 apareció la descabellada propuesta de Frank Ervin, colaborador de Delgado, de utilizar la estimulación eléctrica cerebral para frenar la violencia de los negros en los centros urbanos. El posterior libro de Michael Crichton sólo empeoró las cosas, atrayendo la atención del público hacia el control de la mente. Y, para colmo, el psiquiatra Robert Heath, de la Universidad Tulane de Nueva Orleans (EEUU), publicó en 1972 los detalles de un experimento en el que intentó cambiar la orientación sexual de un hombre gay mediante la estimulación eléctrica de su cerebro mientras se acostaba con una prostituta.

En medio de este remolino de desprestigio de la electricidad aplicada al cerebro, el bioquímico estadounidense Julius Axelrod ganó el Premio Nobel de Medicina de 1970 por iluminar el modo en el que las sustancias químicas liberadas por las neuronas afectan al comportamiento humano. Su trabajo permitió el desarrollo de fármacos contra la depresión, como el Prozac. La química había ganado a la electricidad. En 1974, Delgado regresó a España, donde siguió investigando en la Universidad Autónoma de Madrid.

“La frase ‘control del comportamiento humano’ está cargada emocionalmente, en parte debido a la amenaza que supone a la inviolabilidad del ego y en parte debido a desagradables asociaciones con dictaduras, con el lavado de cerebro y con la explotación egoísta del ser humano”, argumentaba Delgado. El médico español rechazaba las “sociedades utópicas con individuos obedientes” que reflejan novelas como Un mundo feliz, de Aldous Huxley, y 1984, de George Orwell.

Sin embargo, según explica su antiguo colaborador Juan Lerma, “en El control físico de la mente existe la idea implícita de que habría que implantar electrodos en el cerebro del presidente de EEUU para que un comité de expertos pudiera actuar antes de que apretara el botón rojo de la bomba nuclear”. A juicio de Blackwell, “hablando como científico, José Delgado es relativamente modesto y se ciñe a sus datos, sólo cuando habla como filósofo se expresa con grandiosidad”.

El psiquiatra Colin A. Ross en su obra The C.I.A. Doctors: Human Rights Violations by American Psychiatrists afirma lo siguiente: “Una carta del director de la CIA, Allen Dulles, al Secretario de Defensa fechada el 3 de diciembre de 1955 confirma que la CIA financió investigación de La Armada, La Marina y varias universidades. La carta identifica específicamente los cuerpos químicos de La Armada y la Oficina de Investigación Naval”. En este libro en concreto se dan datos de las cantidades de dinero que recibió el Dr. Delgado de la Oficina de Investigación Naval por empleos como investigador en los años 1954, 1955,1956 y 1960 y que suman un total de casi 40.000 dólares por cuatro años de trabajo, una cantidad nada despreciable en aquellos tiempos. El objeto de las investigaciones financiadas por el Ejército tenían relación con la conducta humana.

PORTADA CONTROL FISICO DE LA MENTE

Al tratarse de proyectos de experimentación ilegales con seres humanos, es difícil que los psiquiatras participantes deseasen reconocer públicamente su participación pero, no obstante, se conoce un gran número de neurocientíficos que han trabajado para las FFAA americanas o directamente para la CIA como Donald Ewen Cameron, Henry Alexander Murray, Dr Sem-Jacobsen, etc. gracias a documentos que se han salvado de su destrucción, testigos y otras fuentes.

Al final del artículo de la revista Scientific American el Dr. Delgado hace unas reflexiones y unas preguntas que no aparecen en la versión española Investigación y Ciencia. Se trata del lado oscuro que tiene todo avance tecnológico, especialmente en neurociencias. Todo avance tiene un lado bueno y un lado malo. Depende de quien lo use y para qué. Se han visto aplicaciones en medicina que han permitido a los inválidos mover prótesis con sus pensamientos (ondas cerebrales) y a sordos recuperar el oído. Pero si esos avances son para usos militares, y muchos neurocientíficos incluido el Dr. Delgado han trabajado para las FFAA de EEUU, las consecuencias pueden ser aterradoras. No menos preocupante es que el Dr. Delgado haya trabajado también para un gobierno de tecnócratas del Opus Dei que, según los testimonios recogidos en el artículo sobre la cuarta planta de la clínica del Opus, el Opus es una secta que ha mostrado una falta total de escrúpulos en la forma de tratar a sus víctimas.

La habilidad para, de una manera encubierta, controlar la conducta humana es una idea que desde siempre ha seducido a ciertos sectores de la CIA. Durante años, la Central de Inteligencia estuvo ocupada en proyectos y subproyectos destinados a controlar el comportamiento humano y lo mismo ha sucedido en otras grandes naciones.

Estos experimentos ilegales, si bien empezaron en los años 50, se mantuvieron ocultos hasta que, a mediados de los 70, el llamado Comité Church del Senado de los Estados Unidos, denunció que algunos científicos de la CIA estaban llevando a cabo horribles experimentos con drogas e hipnosis. Entre sus maestros se encontraban los científicos nazis, que habían utilizado los campos de concentración como laboratorios y a los judíos, gitanos y polacos como cobayas. Estos científicos fueron introducidos ilegalmente en el país al final de la Segunda Guerra Mundial, mediante el proyecto secreto Paperclip.

El caso Watergate, popularizado porque provocó la dimisión del presidente Nixon, sacó a la luz muchos negocios sucios de la CIA, entre ellos, la experimentación ilegal con humanos. En 1977, el entonces director de la Central de Inteligencia, Stansfield Turner, tuvo que declarar ante el Senado a propósito del proyecto secreto MK-Ultra. En este programa, de cuya ilegalidad no cabe ninguna duda, participaron 185 científicos de diferentes especialidades y se realizaron múltiples experimentos sobre la conducta humana. Las pruebas se realizaron en hospitales, cárceles, universidades, institutos científicos, laboratorios, fundaciones y también en estadios deportivos y en las propias vías públicas. Entre otros proyectos cabe citar el RHIC (Control intracerebral radiohipnótico) y el terrible EDOM (Disolución electrónica de la memoria). Estos experimentos consistían en borrado de memoria, inserción de historias no vividas, estimulación eléctrica del cerebro, bombardeos de microondas y ultrasonidos y modificación de la conducta sexual y social.

Tras la destrucción por la CIA en 1973, de la documentación del proyecto MK Ultra, este tuvo una deriva en España a iniciativa del ministro de educación José Luis Villar Palasí quien impulsó la creación en la Universidad Autónoma de Madrid de un centro de estudios neurológicos dirigido por José Manuel Rodríguez Delgado, uno de los colaboradores principales del MK Ultra. La muerte de Franco en 1975 dio al traste con el proyecto de Villar Palasí.

Inexplicablemente, los trabajos del profesor Rodríguez Delgado permanecen en nuestros días en el olvido. Sus escalofriantes técnicas para manipular los impulsos cerebrales, precedentes de los actuales implantes para tratar el Parkinson o la epilepsia, han quedado olvidadas en algún recóndito archivo.


FUENTES OFICIALES:

https://www.europapress.es/ciencia/laboratorio/noticia-campos-electromagneticos-tienen-consecuencias-negativas-embriones-pollo-experto-20021015191521.html

https://www.lainformacion.com/tecnologia/ha-muerto-jose-manuel-rodriguez-delgado-el-hombre-que-intento-el-control-de-la-mente_4wAdLA18xaR1nb6b6254i7/

https://yogaformacioninstitute.es/posts/425-semblanza-del-profesor-rodriguez-delgado

https://dbe.rah.es/biografias/4745/jose-manuel-rodriguez-delgado

https://www.youtube.com/watch?v=oXnY2L_th9E

https://jralonso.es/2014/01/15/joselito-delgado-y-el-control-cerebral/

http://esmateria.com/2013/03/30/el-cientifico-que-corto-las-dos-orejas-y-el-rabo/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3499727/


 

1A