FRAUDE-BONO-SOCIAL

El Gobierno esconde más de 300 millones del Bono Social para Desempleados.

El actual borrador de la orden ministerial que regulará el Bono Social para el 2015, establece que la partida económica a distribuir entre las eléctricas es de 184 millones de euros. Sin embargo, solamente en los derechos de Desempleados alcanza los 500 millones de euros. No solo ha dejado de preocuparse por el desempleo, es que también lo perjudica con estas políticas antisociales.

Que el Gobierno juega sucio, ya lo sabemos. Pero hasta el extremo de ocultar más de 300 millones de euros en ayudas económicas para los Desempleados, es repugnante.

El denominado ‘Bono social’ es un cajón de sastre inventado por el Gobierno de Zapatero mediante el Real Decreto Ley 6/2009, por el cual se establecían los criterios de protección de los consumidores más vulnerables, siguiendo lo establecido en la Directiva Europea 2003/54/CE.

Sin embargo, este Real Decreto Ley incorpora una Disposición Transitoria en la cual se ‘cataloga’ a los consumidores con una potencia inferior a 3 kW en su vivienda habitual, como consumidores vulnerables.

El tener contratada una potencia inferior a 3 kW no significa ser un ‘consumidor vulnerable’, pues en España hay más de 5 millones de viviendas de menos de 60 metros cuadrados, las cuales no necesitan disponer de una potencia mayor, y eso no quiere decir que las rentas de sus propietarios sean consideradas precarias como darles tal consideración.

De esta forma, el Gobierno de Zapatero camufló la verdadera realidad de esa definición de ‘Bono Social’ por la de ‘consumidor vulnerable’, la cual fue ampliada en la Directiva Europea 2009/72/CE. Por ello, y conociendo la iniciativa de esta Directiva que fue aprobada en el Parlamento Europeo el 13 de julio de 2009, se publicó 45 días antes una Resolución en el Ministerio de Industria mediante la cual se daba forma al Real Decreto Ley 6/2009, con el fin de abultar las cifras sobre la protección social, englobando de esta forma al resto de beneficiarios catalogados como consumidores vulnerables; es decir los Desempleados, Pensionistas y Familias numerosas que sí son el colectivo que verdaderamente deben ser considerados objetivo de esta protección social.

Soria y sus chapuzas energéticas

Ahora le llega el turno al Gobierno de Mariano Rajoy, quien aprovechando esta infamia legislativa de esa ‘herencia recibida’ que tanto reprocha, aprueba la Ley del Sector Eléctrico 54/2013 en cuyo artículo 45 se contemplan los aspectos relativos a los consumidores vulnerables, aludiendo a la Directiva Europea mencionada 2009/72/CE. Pero nada dice esta Directiva sobre los consumidores con una potencia contratada inferior a los 3 kW.

Para el Parlamento Europeo, los consumidores vulnerables son aquellos que están directamente relacionados con la Pobreza Energética (muy lejos de los consumidores con potencia inferior a 3 kW), estableciendo en su considerando 53 lo siguiente:

La pobreza energética es un problema cada vez mayor en la Comunidad Europea. Los Estados miembros afectados que todavía no hayan tomado medidas al respecto, deben desarrollar en consecuencia, planes de acción nacionales u otros marcos adecuados para luchar contra la pobreza energética, con el fin de reducir el número de personas que padecen dicha situación. En cualquier caso, los Estados miembros deben garantizar el suministro de energía necesario para los clientes vulnerables.

 

La CNMC critica al Gobierno

En su informe de mayo 2014, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia indicó al Gobierno que los verdaderos consumidores vulnerables se localizaban en los Desempleados, Pensionistas y Familias numerosas, aportando la siguiente información:

  • Pensionistas acogidos al Bono Social: 237.770
  • Pensionistas con derecho a Bono Social : 1.641.814

Es decir, que solamente el 6,91% de los pensionistas con derecho a percibir el Bono Social lo reciben.

  • Desempleados con todos sus miembros en paro: 38.355
  • Desempleados con derecho a Bono Social: 1.760.400

Es decir, que solamente el 4,61% de los desempleados con derecho a percibir el Bono Social lo reciben.

El actual Gobierno ni protege ni se preocupa de hacerlo, pues los intereses de las Compañías Eléctricas están por encima de las necesidades de la sociedad.