ANTENA 5G TELEFONIA MOVIL

La tecnología inalámbrica está evolucionando, pero hay serios riesgos para la salud y nos avisan Científicos de todo el mundo.

La industria de las telecomunicaciones y sus ‘expertos’ han acusado a muchos Científicos con prestigio internacional que investigan los efectos de la radiación de los teléfonos móviles de "generar miedo" por la llegada de la tecnología inalámbrica 5G. Dado que gran parte de las investigaciones están financiadas con fondos públicos, los Científicos Internacionales creen que es su responsabilidad ética informar al público sobre lo que la literatura científica revisada por pares dice sobre los riesgos para la salud de la radiación inalámbrica, y en particular de la tecnología 5G.

El presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de EE.UU, anunció recientemente a través de un comunicado de prensa que la comisión pronto reafirmará los nuevos límites de exposición a la radiación de radiofrecuencia (RFR) que adoptó la FCC a fines de la década de 1990.

Estos nuevos límites se basan en un cambio de comportamiento en seres vivos expuestos a radiación de microondas y fueron diseñados para protegernos de los riesgos de calentamiento a corto plazo debido a la exposición a radiación de radiofrecuencia.

Sin embargo, desde que la FCC adoptó estos límites basándose en investigaciones de la década de 1980, la preponderancia de investigaciones revisadas por pares, con más de 500 estudios, han encontrado efectos biológicos dañinos por exposición a radiación de radiofrecuencia en intensidades demasiado bajas para causar un calentamiento significativo.

Citando este gran cuerpo de investigación, más de 240 Científicos de todo el mundo, han publicado investigaciones revisadas por pares sobre los efectos biológicos y en la salud de los campos electromagnéticos no ionizantes (CEM) firmando el Llamamiento internacional por científicos de CEM, quienes exigen límites de exposición más estrictos. La apelación hace las siguientes afirmaciones:

“Numerosas publicaciones científicas recientes han demostrado que los campos electromagnéticos afectan a los organismos vivos a niveles muy por debajo de la mayoría de las pautas internacionales y nacionales. Los efectos incluyen un mayor riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficits de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos en el bienestar general de los seres humanos. El daño va mucho más allá de la raza humana, ya que existe una creciente evidencia de efectos nocivos tanto para la vida vegetal como animal”.

Podría decirse que los científicos que firmaron este llamamiento constituyen la mayoría de los expertos en los efectos de la radiación no ionizante. Han publicado más de 2000 artículos y cartas sobre radiación de campos electromagnéticos en revistas profesionales de prestigio internacional.

Los límites de exposición a la radiación de radiofrecuencia de la FCC regulan la intensidad de la exposición, teniendo en cuenta la frecuencia de las ondas portadoras, pero ignoran las propiedades de señalización de la Radiación. Junto con el patrón y la duración de las exposiciones, ciertas características de la señal (por ejemplo, pulsaciones, polarización) aumentan los impactos biológicos y de salud de la exposición. Se necesitan nuevos límites de exposición que tengan en cuenta estos efectos diferenciales. Además, estos límites deben basarse en un efecto biológico, no en un cambio en el comportamiento de una rata de laboratorio.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud clasificó a la radiación de radiofrecuencia como "posiblemente cancerígena para los seres humanos" en 2011. El año pasado, un estudio de 30 millones de dólares realizado por el Programa Nacional de Toxicología (NTP) de EE. UU. Encontró "pruebas claras" de que dos años de exposición a Radiación electromagnética de teléfonos móviles aumentó el cáncer en ratas macho y el ADN dañado en ratas y ratones de ambos sexos. El Instituto Ramazzini en Italia replicó el hallazgo clave del NTP utilizando una frecuencia portadora diferente y una exposición mucho más débil a la radiación de los teléfonos celulares durante la vida de las ratas.

Según las investigaciones publicadas desde el año 2011, que incluye estudios en humanos y animales y datos mecánicos, el IARC [Instituto internacional de prevención contra el Cáncer] ha priorizado recientemente la Radiación electromagnética para que se revise nuevamente en los próximos cinco años. Dado que muchos científicos creen que ahora tenemos suficiente evidencia para considerar a la Radiación electromagnética como un carcinógeno humano probable y conocido, el IARC probablemente mejorará el potencial carcinogénico de la Radiación electromagnética en un futuro próximo.

No obstante, sin realizar una evaluación de riesgo formal o una revisión sistemática de la investigación sobre los efectos de la Radiación electromagnética en la salud, la FDA reafirmó recientemente los límites de exposición de 1996 de la FCC en una carta, indicando que la agencia había “concluido que no hay cambios en los estándares actuales", y que los hallazgos experimentales no deben aplicarse al uso de teléfonos móviles en humanos. La carta decía que "la evidencia científica disponible hasta la fecha no respalda los efectos adversos para la salud en humanos debido a exposiciones por debajo de los límites actuales".

La última tecnología móvil, conocida como 5G, empleará ondas milimétricas por primera vez además de las microondas que se han utilizado para tecnologías móviles más antiguas, como el 2G al 4G. Dado el alcance limitado, la tecnología 5G requerirá antenas celulares cada 100 a 300 metros, exponiendo a muchas personas a la radiación de ondas milimétricas. El 5G también emplea nuevas tecnologías (por ejemplo, antenas activas capaces de formar haces; arreglos en fase; múltiples entradas y salidas masivas, conocidas como ‘MIMO’ masivo) que plantean desafíos únicos para medir exposiciones.

Las ondas milimétricas se absorben principalmente en unos pocos milímetros de la piel humana y en las capas superficiales de la córnea del ojo humano. La exposición a corto plazo puede tener efectos fisiológicos adversos en el sistema nervioso periférico, el sistema inmunológico y el sistema cardiovascular. La investigación sugiere que la exposición a largo plazo puede presentar riesgos para la salud de la piel (p. Ej., Melanoma), los ojos (p. Ej., Melanoma ocular) y los genitales (p. Ej., Esterilidad).

Dado que el 5G es una nueva tecnología, no hay investigaciones suficientes sobre los efectos en la salud, por lo que estamos "volando a ciegas". Sin embargo, tenemos existen pruebas considerables sobre los efectos nocivos del 2G y 3G. Poco se sabe de los efectos de la exposición a 4G, una tecnología de hace 10 años, porque los gobiernos han sido negligentes en financiar esta investigación. Mientras tanto, estamos viendo aumentos en ciertos tipos de tumores de cabeza y cuello, que pueden ser al menos parcialmente atribuibles a la proliferación de la radiación de los teléfonos celulares. Estos aumentos son consistentes con los resultados de los estudios de casos y controles sobre el riesgo de tumores en usuarios habituales de teléfonos móviles.

La tecnología 5G no reemplazará al 4G; acompañará a todas las tecnologías conocidas en un futuro próximo y posiblemente a largo plazo. Si existen efectos sinérgicos de exposiciones simultáneas a múltiples tipos de Radiofrecuencia, nuestro riesgo general de daño por radiación puede aumentar sustancialmente. El cáncer no es el único riesgo, ya que existe evidencia considerable de que la radiofrecuencia causa trastornos neurológicos y daños reproductivos, probablemente debido al estrés oxidativo.

Como sociedad, ¿deberíamos invertir cientos de miles de millones de euros en la implementación del 5G, una tecnología móvil que requiere la instalación de 800.000 antenas móviles solo en los EE. UU, Cerca de donde vivimos, trabajamos y juegan nuestros hijos?

En su lugar, debemos apoyar las recomendaciones de los Científicos y Médicos que firmaron la Apelación 5G que pide una moratoria inmediata sobre el despliegue de 5G y exigir que los gobiernos financien más investigación necesaria para adoptar límites de exposición de base biológica que protejan nuestra salud y la seguridad del ser humano y el Medio Ambiente.


AUTOR:

Joel M. Moskowitz, PhD, Director del Centro de Salud Comunitaria en la Universidad de California, Berkeley. Ha estado traduciendo y difundiendo la investigación sobre los efectos de la radiación inalámbrica en la salud desde el año 2009 después de que él y sus colegas publicaron un artículo de revisión que encontró que los usuarios de teléfonos móviles a largo plazo tenían un mayor riesgo de tumores cerebrales. Su sitio web sobre seguridad de radiación electromagnética ha tenido más de dos millones de visitas desde 2013. Es asesor del 'International EMF Scientist Appeal y Physicians for Safe Technology'.


FUENTE ORIGINAL:

https://blogs.scientificamerican.com/observations/we-have-no-reason-to-believe-5g-is-safe/


 

 

CONOCE LA DENUNCIA COLECTIVA CONTRA EL 5G

TRIBUNAL DD.HH DENUNCIA COLECTIVA


 

PLATAFORMA CIUDADANA QAE