OMS INVESTIGA DAÑOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS

La OMS está llevando a cabo una evaluación de riesgos sobre la salud por la exposición a las radiofrecuencias electromagnéticas, abarcando todo el espectro del rango de radiofrecuencia, incluido el 5G, cuyo informe se publicará en 2022.

La OMS revisará la evidencia científica relacionada con los riesgos potenciales para la salud de la exposición a la tecnología 5G a medida que se vaya implementando y que se disponga de más datos relacionados con la salud pública.

La OMS puso en marcha en 1996 el Proyecto Internacional de Campos Electromagnéticos (EMF) que investiga el impacto en la salud de la exposición a campos eléctricos y magnéticos en el rango de frecuencia 0-300 GHz y asesora a las autoridades nacionales sobre la protección contra la radiación EMF.

Ahora considera que es el momento para actualizar las investigaciones realizadas, debido al avance que ha tenido la tecnología inalámbrica en la última década.

La OMS aboga por una mayor investigación sobre los posibles impactos a largo plazo en la Salud de todos los aspectos relacionados con las telecomunicaciones móviles e identifica y promueve las prioridades de investigación relacionadas.

 

¿Cuáles son las directrices de exposición internacional?

Dos organismos internacionales emiten informes de exposición en campos electromagnéticos. Actualmente, muchos países se adhieren a las pautas recomendadas por:

  • La Comisión Internacional sobre Protección Radiológica No Ionizante
  • El Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, a través del Comité Internacional de Seguridad Electromagnética

Estas pautas no son específicas de esta tecnología, pero cubren radiofrecuencias de hasta 300 GHz, incluidas las frecuencias en discusión para la tecnología 5G.

Hasta la fecha, y después de varias investigaciones realizadas no se ha relacionado causalmente con la exposición a tecnologías inalámbricas ningún efecto adverso para la salud. Las conclusiones relacionadas con la salud se extraen de estudios realizados en todo el espectro radioeléctrico, pero, hasta ahora, solo unos pocos estudios se han llevado a cabo en las frecuencias que utilizará el 5G.

El calentamiento de tejidos es el principal mecanismo de interacción entre los campos de radiofrecuencia y el cuerpo humano. Los niveles de exposición a radiofrecuencia de las tecnologías actuales dan como resultado un aumento insignificante de la temperatura en el cuerpo humano.

A medida que aumenta la frecuencia, hay menos penetración en los tejidos del cuerpo y la absorción de la energía se vuelve más limitada a la superficie del cuerpo (piel y ojos). Siempre que la exposición general permanezca por debajo de las directrices internacionales, no se anticipan consecuencias para la salud pública. La duda reside cuando la exposición permanezca por encima de estas directrices. Aquí es donde reside la incógnita, y la OMS está en disposición de investigar.

Actualmente, la exposición de infraestructuras del 5G en las frecuencias de 3.5 GHz es similar a la de las estaciones base de telefonía móvil existentes. Con el uso de múltiples haces de antenas 5G, la exposición podría ser más variable en función de la ubicación de los usuarios y de su uso, debido a que la tecnología 5G se encuentra actualmente en una etapa temprana de implementación, el alcance de cualquier cambio en la exposición a los campos de radiofrecuencia aún está bajo investigación.

El 5G representa una evolución en los estándares de telecomunicaciones, para permitir un mayor rendimiento. El 5G se extenderá a frecuencias más altas de alrededor de 3.5 GHz y hasta algunas decenas de GHz. Las frecuencias más altas son nuevas y desconocidas en las redes de telefonía móvil, pero se usan comúnmente en otras aplicaciones, tales como enlaces de radio punto a punto o escáneres corporales para controles de seguridad.

A estas frecuencias más altas, las redes de 5G utilizarán una mayor cantidad de estaciones base y de objetos conectados. El 5G empleará además antenas de formación de haz para enfocar las señales de manera más eficiente hacia el dispositivo en uso, en lugar de que la señal se extienda en direcciones amplias como en las antenas de las estaciones bases actuales.

En definitiva, queda mucho por investigar para poder concluir que la Tecnología 5G es fiable y segura para el Ser Humano y el Medio Ambiente. Confiamos que la OMS cumpla con su palabra y en el 2022 tengamos el informe prometido.

Con el fin de que la OMS disponga del suficiente material científico relacionado con los daños a la Salud Humana por los Campos Electromagnéticos, la Plataforma Ciudadana QAE ha puesto a disposición del mencionado organismo toda su extensa biblioteca, compuesta por más de 200 Tesis Doctorales, Trabajos de investigación, informes de Equipo, etc. y así poder acelerar el proceso de conclusiones.


España desgraciadamente no tiene representación en el Comité para el estudio de los Campos Electromagnéticos, por lo que hemos tenido que acudir a miembros de la UE que sí cuentan con dicha representación, y en opinión de esta Organización estamos seguros que lo harán mucho mejor que lo conocido en nuestro país:

AUSTRIA (2019-2022)

Dr Clemens Martin Auer

 

GERMANY (2018-2021)

Mr Björn Kümmel

 

UNITED KINGDOM (2020-2023)

Professor Chris Whitty

 


ENLACES OFICIALES:

https://www.who.int/news-room/q-a-detail/5g-mobile-networks-and-health

https://www.who.int/health-topics/electromagnetic-fields#tab=tab_1


 

BANNER DONACION 2020


1A


 

 ARTÍCULOS RELACIONADOS  

CORONAVIRUS IMAGEN bibliografia