FIG 2bp

 

Los dispositivos tecnológicos se han convertido en componentes esenciales de la vida diaria. Sin embargo, sus efectos nocivos en el cuerpo, particularmente en el sistema nervioso, son bien conocidos.

Los Campos Electromagnéticos (en adelante EMF) tienen varios efectos químicos, incluido el deterioro de las moléculas grandes en las células y la descomposición del equilibrio iónico. A pesar de ser esenciales para la vida, las moléculas de oxígeno pueden conducir a la generación de subproductos peligrosos, conocidos como especies reactivas de oxígeno (ROS), durante las reacciones biológicas. Estas especies reactivas de oxígeno pueden dañar componentes celulares como proteínas, lípidos y ADN. Existen sistemas de defensa antioxidante para mantener bajo control la formación de radicales libres y evitar sus efectos nocivos en el sistema biológico. La formación de radicales libres puede tener lugar de varias maneras, incluyendo luz ultravioleta, drogas, oxidación de lípidos, reacciones inmunológicas, radiación, estrés, tabaquismo, alcohol y reacciones redox bioquímicas.

El estrés oxidativo ocurre si el sistema de defensa antioxidante no puede prevenir los efectos nocivos de los radicales libres. Varios estudios han informado que la exposición a EMF produce estrés oxidativo en muchos tejidos del cuerpo. Se sabe que la exposición a EMF aumenta las concentraciones de radicales libres y la trazabilidad y puede afectar la recombinación de la pareja radical. El propósito de esta revisión fue destacar el impacto del estrés oxidativo en los sistemas antioxidantes.

Los campos electromagnéticos (EMF) son emitidos por muchas fuentes naturales y artificiales que juegan un papel importante en la vida diaria. Más de 3.000 Millones de personas en todo el mundo están expuestas a EMF todos los días [1].

La exposición de por vida a los Campos Electromagnéticos se está convirtiendo en objeto de una importante investigación científica, ya que tiene el potencial de causar cambios cruciales y efectos nocivos en los sistemas biológicos. Los impactos biológicos de EMF se pueden clasificar como térmicos y no térmicos. Los efectos térmicos están asociados con el calor creado por los EMF en un área determinada. Este mecanismo ocurre a través de una alteración en la temperatura derivada de los campos de radiofrecuencia (RF). Es posible que cada interacción entre los campos de RF y los tejidos vivos provoque una transferencia de energía que provoque un aumento de la temperatura. La piel y otros tejidos superficiales suelen absorber las radiaciones no térmicas emitidas por los teléfonos móviles; Esto provoca un aumento insignificante de la temperatura del cerebro u otros órganos del cuerpo [2].

Los mecanismos no térmicos son aquellos que no están directamente asociados con este cambio de temperatura, sino con otros cambios en los tejidos en asociación con la cantidad de energía absorbida [3,4]. Los estudios sobre los efectos en la salud de la energía de RF de los sistemas de comunicación han revelado que los efectos no térmicos también deben ser discutidos. El hecho de que los posibles mecanismos biofísicos de la interacción RF-EMF con células vivas aún no se hayan aclarado completamente es una de las razones de estas discusiones [4]. Una parte importante de muchos estudios sobre EMF ha investigado los efectos "no térmicos" de la RF en los tejidos biológicos [5,6]. Se ha observado que este efecto está mediado por la generación de especies reactivas de oxígeno (ROS) [7]. Las ROS están involucradas en varias funciones celulares. Pueden ser esenciales o extremadamente tóxicos para la homeostasis celular [8]. Sus efectos citotóxicos se derivan de la peroxidación de los fosfolípidos de membrana. Esto crea un cambio en la conductividad de la membrana y la pérdida de integridad de la membrana [9]. Se ha observado que la exposición a EMF causa un aumento en la producción de radicales libres en el ambiente celular. Los organismos vivos tienen mecanismos antioxidantes, como el glutatión (GSH), la glutatión peroxidasa (GPx), la catalasa (CAT) y la superóxido dismutasa (SOD), para aliviar el daño causado por ROS y sus productos [10]. Este mecanismo de defensa actúa suprimiendo o deteriorando la reacción en cadena desencadenada por ROS. En este caso, los mecanismos de defensa antioxidante se ven afectados al estar sujetos a un agente que causa la sobreproducción de ROS, incluido el EMF, lo que resulta en estrés oxidativo [11,12].

Los estudios realizados en los últimos años han informado que los radicales libres juegan un papel importante en el mecanismo detrás de muchas enfermedades, como la diabetes y el cáncer [13,14,15]. Sin embargo, todavía hay mucha incertidumbre sobre el tema y quedan varias preguntas por responder.

Esta revisión evaluó el efecto de la exposición a EMF en tejidos biológicos al concentrarse en alteraciones en varias actividades de enzimas antioxidantes y diferentes parámetros de oxidación.

 

2. Efectos del campo electromagnético

Hoy en día, el radar, el equipo de comunicación, las estaciones base de telefonía móvil, las líneas de alta tensión, los transmisores de radio y televisión, las subestaciones y los equipos eléctricos en el hogar y el trabajo emiten un amplio espectro de ondas electromagnéticas, además de muchos sistemas eléctricos en el entorno [16 ] El Sistema Global de Comunicaciones Móviles (GSM, 850–900 MHz y 1850–1990 MHz) es actualmente el sistema más extenso para telecomunicaciones móviles en todo el mundo [17,18]. Los modelos de teléfonos móviles (1800 MHz −2200 MHz), computadoras portátiles (1000 MHz – 3600 MHz) y redes inalámbricas en uso hoy en día funcionan con radiación de microondas de alta frecuencia (2,45 GHz) [19]. Paralelamente a los desarrollos tecnológicos en este siglo, los dispositivos tecnológicos son cada vez más importantes en la vida cotidiana. Sin embargo, a pesar de hacer la vida más fácil, también pueden causar una serie de problemas de salud. En particular, la edad promedio de inicio del uso del teléfono móvil ha disminuido rápidamente hasta la edad de escuela primaria, y la duración de la exposición a los EMF también está aumentando. Un estudio informó que la exposición extremadamente baja a EMF por parte de los teléfonos móviles puede causar problemas de salud [20]. Varios estudios han reportado hallazgos como estrés, dolor de cabeza, cansancio, ansiedad, disminución del potencial de aprendizaje, deterioro de las funciones cognitivas y poca concentración en caso de exposición a la radiación de microondas emitida por los teléfonos móviles [2,21,22].

Los EMF influyen en los procesos metabólicos en el cuerpo humano y ejercen diversos efectos biológicos en las células a través de una variedad de mecanismos. EMF interrumpe las estructuras químicas de los tejidos ya que un alto grado de absorción de energía electromagnética puede cambiar la corriente eléctrica en el cuerpo [23]. Como resultado de esta exposición, las funciones de los órganos se ven afectadas. Los campos eléctricos ejercen una fuerza oscilatoria sobre cada ion libre en ambos lados de la membrana plasmática y hacen que la crucen. Este movimiento de iones provoca el deterioro de los canales iónicos en la membrana, los cambios bioquímicos en la membrana y, en consecuencia, el deterioro de todas las funciones celulares [24].

La exposición a los campos electromagnéticos puede dañar los tejidos biológicos al inducir cambios, que pueden explicarse en términos de mecanismos térmicos o no térmicos [25]. Los efectos térmicos pueden ocurrir con la conversión y absorción de calor por la energía electromagnética del cuerpo. El aumento de la temperatura corporal se estabiliza y alivia mediante la circulación sanguínea. Aunque los efectos no térmicos no elevan la temperatura corporal lo suficiente como para dañar la estructura de los tejidos, sus efectos aún pueden verse como un aumento en la producción de radicales libres en los tejidos [3]. Se informa que los EMF, independientemente de dónde ocurran en el espectro de frecuencia, causan un aumento en los niveles de radicales libres de oxígeno en un entorno experimental en plantas y humanos [26].

 

3. Estrés oxidativo relacionado con CEM y efectos sobre el tejido

Los radicales libres son moléculas reactivas producidas durante la conversión de los alimentos en energía a través del oxígeno. La formación de radicales libres es una reacción de oxidación que ocurre sobre una base de oxígeno. [27] Como el oxígeno es esencial para la supervivencia, no se puede evitar la formación de radicales libres. Sin embargo, los factores que incluyen la radiación ionizante y no ionizante alteran la transcripción y traducción de genes como JUN, HSP 70 y MYC, a través del receptor del factor de crecimiento epidérmico EGFR-ras, lo que conduce a la generación de ROS [28,29] y resulta en La sobreproducción de ROS en los tejidos [30].

La reacción de Fenton es un proceso catalítico que convierte el peróxido de hidrógeno, un producto de la respiración oxidativa mitocondrial, en un radical libre de hidroxilo altamente tóxico. Algunos estudios han sugerido que EMF es otro mecanismo a través de la reacción de Fenton, lo que sugiere que promueve la actividad de radicales libres en las células [31, 32]. Aunque algunos investigadores han informado que las ROS realizan una función beneficiosa, un alto grado de producción de ROS puede causar daño celular, lo que resulta en una variedad de enfermedades. Estos radicales reaccionan con varias biomoléculas, incluido el ADN (Fig. 1). Es decir, la energía de los radicales libres no es suficiente, y por esta razón se comportan como ladrones que aprovechan la energía de otras células y roban a una persona para satisfacerse a sí mismos [33]. Muchos estudios han sugerido que EMF puede desencadenar la formación de especies reactivas de oxígeno en células expuestas in vitro [34,35,36,37] e in vivo [7,31,38]. La etapa inicial de la producción de ROS en presencia de RF es controlada por la enzima oxidasa NADPH ubicada en la membrana plasmática. En consecuencia, las ROS activan las metaloproteasas de la matriz, iniciando así las cascadas de señalización intracelular para advertir al núcleo de la presencia de estimulación externa. Estos cambios en la transcripción y la expresión de proteínas se observan después de la exposición a RF [39].

Kazemi y col. investigó el efecto de la exposición a 900 MHz en la inducción de estrés oxidativo y el nivel de ROS intracelular en células mononucleares humanas. La elevación excesiva en los niveles de ROS es una causa importante de daño oxidativo en lípidos y proteínas y ácidos nucleicos. Por lo tanto, provoca cambios en la actividad enzimática y la expresión génica, lo que eventualmente conduce a diversas enfermedades, como trastornos del sueño, artrosclerosis, pérdida de apetito, diabetes, mareos, artritis reumatoide, enfermedades cardiovasculares, náuseas y derrames cerebrales [40,41,42]. Además, la degradación del equilibrio prooxidante-antioxidante debido a un aumento incontrolado de ROS también puede dar lugar a la peroxidación lipídica. La peroxidación lipídica es el proceso en el cual las membranas celulares se destruyen rápidamente debido a la oxidación de componentes de fosfolípidos que contienen ácidos grasos insaturados. Al continuar esta reacción, los peróxidos lipídicos (-C0, H) se acumulan en la membrana y transforman los ácidos grasos poliinsaturados en sustancias biológicamente activas [43]. En consecuencia, la peroxidación lipídica conduce a un daño significativo en las células, como alteraciones en el transporte de la membrana, cambios estructurales, fluidez de la membrana celular, daño a los receptores de proteínas en las estructuras de la membrana y cambios en la actividad de las enzimas de la membrana celular [44]. Hoyto y col. demostró una inducción significativa de la peroxidación lipídica después de la exposición a EMF en la célula SH-SY5Y de ratón y las células de fibroblastos L929 [45]. Los estudios epidemiológicos también han sugerido que el daño oxidativo a los lípidos en las paredes de los vasos sanguíneos puede ser un contribuyente significativo al desarrollo de la aterosclerosis [46,47,48].

FIG 1 bp

 

Las especies reactivas de oxígeno generadas por los efectos de la exposición a EMF pueden dañar varias estructuras celulares en las neuronas del sistema nervioso central [49].

Los estudios generalmente se centran en el cerebro, ya que los teléfonos celulares se mantienen cerca de la cabeza durante el uso. Existe considerable evidencia de que la EMF puede afectar las funciones neuronales en el cerebro humano [50]. La relación entre EMF y trastornos neurológicos puede explicarse en términos de la respuesta al choque térmico [51]. La respuesta de la proteína de choque térmico (HSP) generalmente se relaciona con el choque térmico, la exposición a metales pesados ​​y los insultos ambientales como los EMF. Generalmente, HSP es un marcador en células bajo estrés. Los organismos vivos generan proteínas de estrés para sobrevivir a los estresores ambientales. La respuesta al choque térmico se considera una respuesta general a una amplia variedad de tensiones, como el estrés oxidativo [52]. En humanos y otros mamíferos, muchos estímulos ambientales causan radiación ultravioleta [53], la radiación ionizante [54] y la radiación láser [55] son ​​causadas por tensiones celulares y alteran los niveles de Hsp90 y 70. La radiación no ionizante también causa cambios de HSP en varios tejidos, incluidos el cerebro [56], el miocardio [57], los testículos [5] y la piel [58]. Los estudios han descrito estos hallazgos como una adaptación o reajuste de las proteínas de estrés celular antes de preparar la maquinaria celular para un cambio ambiental adecuado. Los pequeños reajustes transitorios de los circuitos pueden influir decisivamente en la tolerancia general al estrés [59,60].

También se ha informado que la EMF de baja frecuencia (0–300 Hz) y RF (10 MHz – 300 GHz) altera la permeabilidad de la barrera hematoencefálica [61,62,63]. Al mismo tiempo, estos cambios en la barrera hematoencefálica pueden conducir a una acumulación excesiva de metales pesados ​​y específicamente de hierro en el cerebro. Este efecto puede desencadenar varios trastornos neuronales [64,65]. Algunos estudios han informado que el daño en el ADN y la interrupción de la barrera hematoencefálica están conectados, y que las condiciones del espectro autista están asociadas con la exposición a los EMF. La interrupción de la fertilidad y la reproducción asociada con EMF / RFR también puede estar relacionada con la creciente incidencia de las condiciones del espectro autista [66,67,68].

El estrés oxidativo juega un papel importante en el proceso de daño del ADN, la expresión génica general y específica y la apoptosis celular. El cerebro tiene una alta tasa metabólica, lo que lo hace más propenso al daño por ROS y daño oxidativo en comparación con otros órganos [69]. Las cantidades excesivas de ROS en los tejidos pueden conducir a la necrosis, la muerte de las neuronas y el daño neuronal en el tejido cerebral, así como a trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer, la lesión de la médula espinal, la esclerosis múltiple y la epilepsia [70] (Fig. 2) . Varios estudios han observado daños neuronales y pérdidas celulares causadas por la exposición a EMF en muchas regiones del cerebro, incluyendo la corteza, los ganglios basales, el hipocampo y el cerebelo [71,72,73,74,75]. Un estudio epidemiológico determinó una asociación entre la esclerosis lateral amiotrófica y la exposición a CEM de alta intensidad, pero no se observó correlación con otras enfermedades neurodegenerativas [76]. Rubin y col. observó que el nivel de dolor de cabeza puede aumentar durante la exposición, pero disminuye inmediatamente cuando cesa la exposición [77]. Haynal y Regli sugirieron que la exposición a la frecuencia extremadamente baja (ELF) -EMF puede estar relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica, un trastorno neurodegenerativo fatal [78]. Maskey y col. investigó los efectos en el cerebro de 835 MHz en diferentes tiempos de exposición y observó una pérdida significativa de células piramidales en la región CA1 del hipocampo [79]. Otro estudio de casos y controles realizado por Villeneuve et al. informaron un riesgo 5,3 veces mayor de un tipo de cáncer cerebral, el glioblastoma, en individuos expuestos a EMF, pero no hubo un mayor riesgo de otros cánceres cerebrales [80].

FIG 3 bp

El papel de EMF emitido por varios dispositivos, que representa un aumento en la generación de ROS y el consiguiente estrés oxidativo en el sistema nervioso central como resultado de la incapacidad del sistema de defensa antioxidante para hacer frente a este aumento en ROS [81].

Algunos estudios han demostrado que la exposición a microondas no logró inducir un efecto genotóxico detectable por sí mismo, y han reportado interferencia con los mecanismos de reparación del ADN [82,83,84,85]. El daño oxidativo en el ADN ocurre como resultado de la interacción entre los radicales libres y el ADN, con la adición de bases o abstracciones de átomos de hidrógeno del resto de azúcar. Los nucleótidos modificados emergen como productos de daño (8-OH-dG) cuando el ADN es modificado por el daño oxidativo causado por las moléculas reactivas de oxígeno [86]. Estos productos son marcadores de estrés oxidativo medidos utilizando métodos analíticos [87,88]. Agarwal y Saleh y Aitken et al. han informado que ROS puede tener efectos nocivos sobre el ADN de los espermatozoides y otras biomoléculas, proteínas y lípidos, lo que lleva a la infertilidad masculina [89,90].

Al mismo tiempo, los hombres que llevan teléfonos en el bolsillo o en el cinturón y, por lo tanto, la mayoría de los efectos adversos del EMF se observan en los órganos reproductivos. Sepehrimanesh y col. demostró que la exposición a RF-EMF produce aumentos en las proteínas testiculares en adultos que están relacionadas con el riesgo cancerígeno y el daño reproductivo [6]. Los cambios neuroendocrinos causados ​​por los EMF son un factor clave en el cambio de las funciones hormonales [91]. Eroğlu y col. Afirmó que la exposición a la radiación del teléfono celular reduce la motilidad y cambia la morfología de los espermatozoides aislados. También discutieron los efectos de los CEM sobre la infertilidad femenina [92]. Goldhaber y col. informó un aumento significativo en las anormalidades fetales y abortos espontáneos en mujeres embarazadas expuestas a EMF [93]. Muchos de estos efectos pueden ocurrir debido a cambios hormonales [94,95].

4. El sistema de defensa antioxidante y EMF

Los sistemas de defensa antioxidante se han desarrollado en organismos para controlar la formación de radicales libres y prevenir los efectos nocivos de estas moléculas [122]. Estos antioxidantes reducen o deterioran el mecanismo de daño de ROS a través de sus actividades de eliminación de radicales libres [123]. Se han identificado dos mecanismos principales para los antioxidantes [124]. El primero es un mecanismo de interrupción de la cadena en el que el antioxidante primario libera un electrón al radical libre que se encuentra en los sistemas. El segundo mecanismo incluye la eliminación de los iniciadores de especies de ROS / nitrógeno reactivo (antioxidantes secundarios) al suprimir los catalizadores iniciadores de la cadena. Los antioxidantes también pueden afectar los sistemas biológicos mediante diversos mecanismos que implican la liberación de electrones, quelación de iones metálicos, co-antioxidantes o al mantener la expresión de genes [125]. Si estos mecanismos de defensa antioxidante se ven afectados por la exposición a un agente que causa la sobreproducción de ROS, incluido el EMF, los antioxidantes pueden no ser suficientes o la formación de radicales libres puede aumentar hasta tal punto que supere las capacidades de defensa de los antioxidantes [10]. Esto se conoce como estrés oxidativo. Los EMF pueden iniciar varios cambios bioquímicos y fisiológicos, incluido el estrés oxidativo, en los sistemas de varias especies. Varios estudios en la literatura muestran que los receptores de membrana plasmática son posibles objetivos para las interacciones de campo [126,127].

En general, los antioxidantes se han dividido en grupos exógenos (caroteno, C y vitamina E) y grupos endógenos (melatonina (MEL)), SOD, GSH-Px, CAT, incluidos; proteínas (MEL), vitaminas (vitamina C), oligoelementos (Mg, Se), complejos de compuestos, sustancias hidrofílicas (ácido ascórbico, urato, flavonoides) e hidrofóbicas (β-caroteno, α-tocoferol), con impactos directos (SOD , CAT) y efectos indirectos (vitamina E). Las sustancias con funciones relacionadas con la membrana (vitamina A y E, β-caroteno), circulación (vitamina C, aminoácidos y polifenoles), citosol (coenzima Q10) se clasifican como antioxidantes [122,128].

 

4.1. Glutatión

El glutatión (GSH) es un antioxidante endógeno y un importante agente de defensa celular contra el daño oxidativo. GSH reacciona con los radicales libres en la célula y reduce la entrada de peróxidos de hidrógeno [129]. GSH también previene la oxidación de grupos sulfhidrilo en la estructura de la proteína. Los niveles de GSH en los tejidos a menudo se usan como un marcador para medir el daño radical. Actúa como sustrato para enzimas antioxidantes que causan resistencia al daño inducido por radicales, comportándose como un eliminador de radicales. GSH es especialmente importante para la actividad de la glutatión peroxidasa (GSH-Px), la glutatión reductasa (GR) y la glutatión-S-transferasa (GST). En el proceso de estrés oxidativo, los niveles de GSH disminuyen, mientras que el disulfuro de glutatión aumenta. En este caso, la acumulación de peróxido de hidrógeno (H2O2) se elimina por los efectos de la reductasa y la glutatión peroxidasa (GSH-Px). GSH-Px también es una enzima importante, que previene el daño a las células fagocíticas causado por los radicales libres. Una disminución en la actividad de GSH-Px conduce a la acumulación de peróxido de hidrógeno y al daño celular. GSH-Px también previene el inicio de la peroxidación lipídica [65]. Se sabe que los EMF emitidos por los teléfonos celulares están relacionados con una disminución del nivel de GSH en el tejido cerebral y la sangre [97]. Sin embargo, una disminución en el nivel de GSH en sangre puede explicarse posiblemente por una tasa de oxidación elevada y el uso de GSH durante la eliminación de lípidos y otros peróxidos [130].

Awad y Hassan investigaron los cerebros de ratas expuestas a EMF de 900 MHz desde teléfonos móviles durante 1 h / día durante una semana. Observaron un aumento en la peroxidación lipídica después de la exposición a teléfonos móviles [131]. Aydın y Akar estudiaron el efecto de la EMF de 900 MHz durante 2 h / día durante 45 días en los órganos linfoides en ratas inmaduras y maduras. Informaron que las actividades de CAT y GPx disminuyeron significativamente en comparación con un grupo de control. Del mismo modo, se observó un aumento en la peroxidación lipídica y una demolición concomitante en los niveles de GSH en todos los órganos linfoides después de la exposición a los EMF, lo que sugiere que los niveles elevados de peroxidación lipídica pueden haber sido una consecuencia de las reservas de GSH agotadas [32]. Luo y col. investigó si los efectos protectores de los LSPC realizados por sonda oral en la lesión por estrés oxidativo inducida por la exposición ELF-EMF. Según los resultados, la actividad de GST disminuyó significativamente en el grupo ELF-EMF en comparación con el grupo control. Descubrieron que los LSPC podrían prohibir efectivamente el daño por estrés oxidativo inducido por la exposición ELF-EMF, puede estar relacionado con la capacidad de eliminar los radicales libres e inducir la actividad enzimática antioxidante [132]. Singh y col. investigó el mecanismo bioquímico de la interacción de EMF de teléfonos móviles de 900 MHz con la formación de raíces en hipocotilos de frijol mungo. Los resultados obtenidos mostraron una regulación de las actividades de las enzimas antioxidantes como CAT y GR, que protegen contra el daño oxidativo inducido por EMF [133]. Sepehrimanesh y col. estudió ese efecto de la exposición a campos electromagnéticos (EMF) de 900 MHz en los niveles de enzimas antioxidantes de suero y testículos de ratas. Observaron que después de 30 días de exposición, las actividades de SOD y GPx disminuyeron en el grupo de exposición a EMF a largo plazo [134]. En el otro estudio, la exposición a RF-EMF causó un aumento de la respuesta al estrés antioxidante a través del aumento de la actividad de CAT y GR, lo que condujo a la generación de daño oxidativo de lípidos y proteínas [135].

 

4.2. Catalasa

La CAT es una enzima común presente en organismos expuestos al oxígeno, como vegetales, frutas y animales. Cataliza la reacción que degrada el peróxido de hidrógeno en agua y oxígeno. Es una enzima crucial en la protección de la célula contra el daño oxidativo causado por ROS. CAT ejerce su actividad de peroxidasa in vivo. También puede catalizar la reacción de oxidación, por peróxido de hidrógeno, de numerosos metabolitos y toxinas, sin excluir formaldehído, ácido fórmico, fenoles, acetaldehído y alcoholes. Su función básica es eliminar el peróxido de hidrógeno y el peróxido ROOH en oxígeno molecular para evitar daños irreversibles en las membranas [136]. Se sabe que EMF tiene un impacto en los sistemas biológicos al aumentar las ROS, lo que causa estrés oxidativo al alterar los niveles de CAT de los tejidos [137,138,139]. Odaci y col. observó una disminución en los niveles de CAT en un grupo expuesto a EMF. La exposición a EMF durante el período prenatal también causó estrés oxidativo en embriones de ratas en desarrollo. Este estrés oxidativo persistió hasta el día 21 postnatal [140]. Vuokko y col. informó que la exposición a los EMF condujo a la depresión de los sistemas antioxidantes debido a la elevada peroxidación lipídica y la generación de radicales libres [141]. Los teléfonos móviles desencadenaron el daño oxidativo en la célula viva al aumentar los niveles de xantina oxidasa y la actividad del grupo carbonilo y reducir la actividad de CAT. El tratamiento con MEL previene significativamente el daño oxidativo en el cerebro [142]. Özgüner y col. informó que la exposición a los campos electromagnéticos provoca daños en el tejido renal al elevar los niveles de óxido nítrico y malondialdehído (MDA) [143].

 

4.3. Superóxido dismutasa

La SOD es una enzima que cataliza la reacción en la cual el radical superóxido tóxico (O2−) se reparte en oxígeno molecular (O2) o peróxido de hidrógeno (H2O2). El superóxido se genera como un subproducto como resultado del metabolismo del oxígeno, lo que lleva a varios tipos de daño a las células. Se pueden encontrar tres formas de SOD en humanos; SOD1 está presente en el citoplasma, SOD2 en las mitocondrias y SOD3 en el compartimento extracelular. La SOD está presente en el citosol y las mitocondrias e inactiva los radicales superóxido existentes, además de proteger a las células de los efectos nocivos de los radicales superóxido [144]. La investigación ha demostrado que el cerebro de la rata es susceptible a los efectos de la exposición al ELF-EMF. La disminución de los resultados de actividad de CAT y SOD después de la exposición sugirió que EMF podría cambiar los niveles de antioxidantes del cerebro [145]. Gambari y col. informaron que la exposición de 50 días a EMF causa estrés oxidativo al aumentar los niveles de MDA y reducir la actividad de SOD, y observó que el tratamiento con vitamina E previno el estrés oxidativo y la peroxidación lipídica en la sustancia negra [146]. Otro estudio informó la disminución de los niveles de enzimas antioxidantes y el aumento de los niveles de ROS en los riñones de las ratas expuestas a EMF de 900 MHz durante 30 min / día durante 1 mes [143].

 

5. Los antioxidantes alivian los riesgos potenciales de la exposición a los CEM

Cuando se aplicó antioxidante suplementado con exposición a EMF, mejoró la capacidad sanguínea antioxidante hidrofílica, lipofílica y enzimática y compensó parcialmente estos cambios [147,148]. La vitamina E (tocoferol) es uno de los antioxidantes más importantes. Los compuestos de vitamina E, incluidos los tocoferoles alfa, beta, gamma y delta, son solubles en lípidos. La vitamina E se almacena en el hígado y tiene muchas funciones. Su principal función antioxidante es prevenir la peroxidación lipídica [149]. Varios estudios han demostrado los efectos beneficiosos de la vitamina E observados al reducir la alteración de la capacidad antioxidante contra los efectos nocivos de los CEM [150,151]. Ghambari y col. observó que la exposición a 3-MT EMF condujo al estrés oxidativo al reducir la actividad de SOD e informó que el tratamiento con vitamina E previene la peroxidación lipídica en la sustancia negra [146]. Mohammadnejad y col. estudió los cambios ultraestructurales en el timo después de la exposición a los campos electromagnéticos e investigó los efectos protectores de la vitamina E para prevenir estos cambios. Sus resultados demostraron que la exposición a EMF causó daños al sistema inmunitario y que el consumo de vitamina E puede prevenir la alteración ultraestructural en el tejido [152].

La vitamina B9 (ácido fólico y ácido fólico) es crucial para varias funciones en el cuerpo humano, desde la producción de nucleótidos hasta la remetilación de la homocisteína. En los humanos, se requiere folato para que el cuerpo produzca o repare el ADN, y para metilar el ADN, además de su función como cofactor en diversas reacciones biológicas. Además, esta vitamina posee características antioxidantes [153]. Es especialmente crucial durante los períodos que implican una rápida división celular y crecimiento celular. El ácido fólico (FA) es particularmente necesario en el embarazo y para el desarrollo del cerebro infantil. También es necesario para la formación de nuevas células [154]. Nuestro estudio anterior reveló que la FA previno el efecto adverso de la exposición a EMF al evitar reducciones en el número de células en el cerebelo y el cerebro. Kıvrak observó que EMF desencadenó el daño oxidativo al aumentar los niveles de actividad CAT y reducir la actividad GPx. También notaron que el daño oxidativo en el cerebro fue prevenido significativamente por la terapia de FA [75]

MEL es una hormona secretada por la glándula pineal y que también se conoce como N-acetil-5-metoxipriptamina. Funciona como una primera línea de defensa contra el estrés oxidativo [155]. Esta hormona actúa junto con otros antioxidantes como CAT, SOD y GPx para aumentar la efectividad de cada antioxidante. Como un eliminador de radicales libres, posee propiedades anfifílicas y puede atravesar fácilmente las membranas celulares y la barrera hematoencefálica [156,157,158]. Estudios anteriores han demostrado que MEL exhibe un efecto protector contra el estrés oxidativo inducido por EMF [159,160,161]. Koc y col. mostró que MEL redujo el daño neuronal en el hipocampo inducido por EMF de 900 MHz. Ozguner y col. mostró que la exposición a EMF de 900 MHz condujo a alteraciones leves de la piel [162]. Ulubay y col. Afirmó que la exposición a EMF de 900 MHz en el riñón de rata durante el período prenatal da como resultado no solo un aumento en el volumen total del riñón, sino también una disminución en el número de glomérulos. Se encontró que la aplicación de MEL previene los efectos negativos de EMF en los riñones [148]. Lai y Singh demostraron que MEL previene el daño del ADN inducido por EMF como resultado de la generación de radicales libres en las células cerebrales de ratas [31].

 

6. Conclusión

El efecto biológico de la exposición a EMF es un tema de particular interés de investigación. Los resultados de los estudios recientes no solo demuestran claramente que la exposición a los EMF desencadena el estrés oxidativo en varios tejidos, sino que también causa cambios significativos en los niveles de marcadores antioxidantes en la sangre. La fatiga, el dolor de cabeza, la disminución de la capacidad de aprendizaje y el deterioro cognitivo se encuentran entre los síntomas causados ​​por EMF. Por lo tanto, el cuerpo humano debe estar protegido contra la exposición a los campos electromagnéticos debido a los riesgos que esto puede conllevar. Como se informó en muchos estudios, las personas pueden usar varios antioxidantes como la vitamina E, MEL y FA para prevenir los posibles efectos adversos de la exposición a los CEM.


Bibliografía:

[1] Fragopoulou AF, Koussoulakos SL, Margaritis LH. Cranial and postcranial skeletal variations induced in mouse embryos by mobile pone radiation. Pathophysiology. 2010;17:169–77. [PubMed

[2] Megha K, Deshmukh PS, Banerjee BD, Tripathi AK, Abegaonkar MP. Microwave radiation induced oxidative stress, cognitive impairment and inflammation in brain of Fischer rats. Indian J Exp Biol. 2012;50:889–96. [PubMed

[3] Challis LJ. Mechanisms for interaction between RF fields and biological tissue. Bioelectromagnetics. 2005;(Suppl 7):S98–106. [PubMed

[4] Leszczynski D, Joenvaara S, Reivinen J, Kuokka R. Non-thermal activation of the hsp27/p38MAPK stress pathway by mobile phone radiation in human endothelial cells: molecular mechanism for cancer- and blood-brain barrier-related effects. Differentiation. 2002;70:120–9. [PubMed

[5] Sepehrimanesh M, Kazemipour N, Saeb M, Nazifi S. Analysis of rat testicular proteome following 30-day exposure to 900 MHz electromagnetic field radiation. Electrophoresis. 2014;35:3331–8. [PubMed

[6] Sepehrimanesh M, Kazemipour N, Saeb M, Nazifi S, Davis DL. Proteomic analysis of continuous 900-MHz radiofrequency electromagnetic field exposure in testicular tissue: a rat model of human cell phone exposure. Environ Sci Pollut Res Int. 2017;24:13666–73. [PubMed] [Google Scholar]

[7] Tkalec M, Malaric K, Pevalek-Kozlina B. Exposure to radiofrequency radiation induces oxidative stress in duckweed Lemna minor L. Sci Total Environ. 2007;388:78–89. [PubMed] [Google Scholar]

[8] Cui K, Luo X, Xu K, Ven Murthy MR. Role of oxidative stress in neurodegeneration: recent developments in assay methods for oxidative stress and nutraceutical antioxidants. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2004;28:771–99. [PubMed] [Google Scholar]

[9] Halliwell B. Role of free radicals in the neurodegenerative diseases: therapeutic implications for antioxidant treatment. Drugs Aging. 2001;18:685–716. [PubMed] [Google Scholar]

[10] Calcabrini C, Mancini U, De Bellis R, Diaz AR, Martinelli M, Cucchiarini L, et al. Effect of extremely low-frequency electromagnetic fields on antioxidant activity in the human keratinocyte cell line NCTC 2544. Biotechnol Appl Biochem. 2016 [PubMed] [Google Scholar]

[11] Venugopal SK, Devaraj S, Yang T, Jialal I. alpha-tocopherol decreases superoxide anion release in human monocytes under hyperglycemic conditions via inhibition of protein kinase C-alpha. Diabetes. 2002;51:3049–54. [PubMed] [Google Scholar]

[12] Halliwell B. Oxidative stress and cancer: have we moved forward. Biochem J. 2007;401:1–11. [PubMed] [Google Scholar]

[13] Ames BN, Shigenaga MK, Hagen TM. Oxidants, antioxidants, and the degenerative diseases of aging. P Natl Acad Sci USA. 1993;90:7915–22. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[14] Basaga HS. Biochemical aspects of free-Radicals. Biochem Cell Biol. 1990;68:989–98. [PubMed] [Google Scholar]

[15] Stadtman ER, Oliver CN. Metal-catalyzed oxidation of proteins. J Biol Chem. 1991;256:2005. [PubMed] [Google Scholar]

[16] Feychting M, Ahlbom A. Magnetic fields and cancer in children residing near Swedish high-voltage power lines. Am J Epidemiol. 1993;138:467–81. [PubMed] [Google Scholar]

[17] Ozguner F, Altinbas A, Ozaydin M, Dogan A, Vural H, Kisioglu AN, et al. Mobile phone-induced myocardial oxidative stress: protection by a novel antioxidant agent caffeic acid phenethyl ester. Toxicol Ind Health. 2005;21:223–30. [PubMed] [Google Scholar]

[18] Valberg PA, van Deventer TE, Repacholi MH. Workgroup report: base stations and wireless networks-radiofrequency (RF) exposures and health consequences. Environ Health Perspect. 2007;115:416–24. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[19] Nishiyama HIM, Kato N. Relay-by-smartphone: realizing multihop device-to-device communications. IEEE Com Mag. 2014;52:56–65. [Google Scholar]

[20] Manikonda PK, Rajendra P, Devendranath D, Gunasekaran B, Channakeshava Aradhya RSS, et al. Influence of extremely low frequency magnetic fields on Ca2+ signaling and NMDA receptor functions in rat hippocampus. Neurosci Lett. 2007;413:145–9. [PubMed] [Google Scholar]

[21] Soderqvist F, Carlberg M, Hardell L. Use of wireless telephones and serum S100 B levels: a descriptive cross-sectional study among healthy Swedish adults aged 18-65 years. Sci Total Environ. 2009;407:798–805. [PubMed] [Google Scholar]

[22] Behari J. Biological responses of mobile phone frequency exposure. Indian J Exp Biol. 2010;48:959–81. [PubMed] [Google Scholar]

[23] Gherardini L, Ciuti G, Tognarelli S, Cinti C. Searching for the perfect wave: the effect of radiofrequency electromagnetic fields on cells. Int J Mol Sci. 2014;15:5366–87. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[24] Alberts B, Johnson A, Lewis J, Raff M, Roberts K, Walter P. 4th edition. New York: Garland Science; 2002. MembraneTransport of Small Molecules and the Electrical Properties of Membranes-Molecular Biology of the Cell; p. 651. [Google Scholar]

[25] Challis LJ. Mechanisms for interaction between RF fields and biological tissue. Bioelectromagnetics. 2005:S98–106. [PubMed] [Google Scholar]

[26] Georgiou CD. Oxidative stress induced biological damage by low level EMFs: mechanism of free radical pair electron spinpolarization and biochemical amplification. Eur J Oncol. 2010;5:66–113. [Google Scholar]

[27] Lobo V, Patil A, Phatak A, Chandra N. Free radicals, antioxidants and functional foods: impact on human health. Pharmacogn Rev. 2010;4:118–26. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[28] Chen G, Upham BL, Sun W, Chang CC, Rothwell EJ, Chen KM, et al. Effect of electromagnetic field exposure on chemically induced differentiation of friend erythroleukemia cells. Environ Health Perspect. 2000;108:967–72. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[29] Park JE, Seo YK, Yoon HH, Kim CW, Park JK, Jeon S. Electromagnetic fields induce neural differentiation of human bone marrow derived mesenchymal stem cells via ROS mediated EGFR activation. Neurochem Int. 2013;62:418–24. [PubMed] [Google Scholar]

[30] Jajte J, Zmyslony M. [The role of melatonin in the molecular mechanism of weak, static and extremely low frequency (50 Hz) magnetic fields (ELF)] Med Pr. 2000;51:51–7. [PubMed] [Google Scholar]

[31] Lai H, Singh NP. Magnetic-field-induced DNA strand breaks in brain cells of the rat. Environ Health Perspect. 2004;112:687–94. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[32] Aydin B, Akar A. Effects of a 900-MHz electromagnetic field on oxidative stress parameters in rat lymphoid organs, polymorphonuclear leukocytes and plasma. Arch Med Res. 2011;42:261–7. [PubMed] [Google Scholar]

[33] Dasdag S, Akdag MZ. The link between radiofrequencies emitted from wireless technologies and oxidative stress. J Chem Neuroanat. 2016;75:85–93. [PubMed] [Google Scholar]

[34] Zmyslony M, Politanski P, Rajkowska E, Szymczak W, Jajte J. Acute exposure to 930 MHz CW electromagnetic radiation in vitro affects reactive oxygen species level in rat lymphocytes treated by iron ions. Bioelectromagnetics. 2004;25:324–8. [PubMed] [Google Scholar]

[35] Wu W, Yao K, Wang KJ, Lu DQ, He JL, Xu LH, et al. Blocking 1800 MHz mobile phone radiation-induced reactive oxygen species production and DNA damage in lens epithelial cells by noise magnetic fields. Zhejiang Da Xue Bao Yi Xue Ban. 2008;37:34–8. [PubMed] [Google Scholar]

[36] Yao K, Wu W, Wang K, Ni S, Ye P, Yu Y, et al. Electromagnetic noise inhibits radiofrequency radiation-induced DNA damage and reactive oxygen species increase in human lens epithelial cells. Mol Vis. 2008;14:964–9. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[37] Yao K, Wu W, Yu Y, Zeng Q, He J, Lu D, et al. Effect of superposed electromagnetic noise on DNA damage of lens epithelial cells induced by microwave radiation. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2008;49:2009–15. [PubMed] [Google Scholar]

[38] Oktem F, Ozguner F, Mollaoglu H, Koyu A, Uz E. Oxidative damage in the kidney induce by 900-MHz-emitted mobile phone: protection by melatonin. Arch Med Res. 2005;36:350–5. [PubMed] [Google Scholar]

[39] Friedman J, Kraus S, Hauptman Y, Schiff Y, Seger R. Mechanism of short-term ERK activation by electromagnetic fields at mobile phone frequencies. Biochem J. 2007;405:559–68. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[40] Fang YZ, Yang S, Wu G. Free radicals, antioxidants, and nutrition. Nutrition. 2002;18:872–9. [PubMed] [Google Scholar]

[41] Fridovich I. Fundamental aspects of reactive oxygen species, or what’s the matterwith oxygen. Ann N Y Acad Sci. 1999;893:13–8. [PubMed] [Google Scholar]

[42] Mattson MP. Metal-catalyzed disruption of membrane protein and lipid signaling in the pathogenesis of neurodegenerative disorders. Ann N Y Acad Sci. 2004;1012:37–50. [PubMed] [Google Scholar]

[43] Halliwell B. Free radicals and antioxidants: a personal view. Nutr Rev. 1994;52:253–65. [PubMed] [Google Scholar]

[44] Zmyslony M, Jajte JM. The role of free radicals in mechanisms of biological function exposed to weak, constant and net magnetic fields. Med Pr. 1998;49:177–86. [PubMed] [Google Scholar]

[45] Hoyto A, Luukkonen J, Juutilainen J, Naarala J. Proliferation, oxidative stress and cell death in cells exposed to 872 MHz radiofrequency radiation and oxidants. Radiat Res. 2008;170:235–43. [PubMed] [Google Scholar]

[46] Collins T. Endothelial nuclear factor-kappa B and the initiation of the atherosclerotic lesion. Lab Invest. 1993;68:499–508. [PubMed] [Google Scholar]

[47] Lusis AJ, Navab M. Lipoprotein oxidation and gene expression in the artery wall: new opportunities for pharmacologic intervention in atherosclerosis. Biochem Pharmacol. 1993;46:2119–26. [PubMed] [Google Scholar]

[48] Steinberg D, Parthasarathy S, Carew TE, Khoo JC, Witztum JL. Beyond cholesterol: modifications of low-density lipoprotein that increase its atherogenicity. N Engl J Med. 1989;320:915–24. [PubMed] [Google Scholar]

[49] Oh J, Lee YD, Wagers AJ. Stem cell aging: mechanisms, regulators and therapeutic opportunities. Nat Med. 2014:870–80. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[50] Croft RJ, Chandler JS, Burgess AP, Barry RJ, Williams JD, Clarke AR. Acute mobile phone operation affects neural function in humans. Clin Neurophysiol. 2002;113:1623–32. [PubMed] [Google Scholar]

[51] Kempson IM, Martin AL, Denman JA, French PW, Prestidge CA, Barnes TJ. Detecting the presence of denatured human serum albumin in an adsorbed protein monolayer using TOF-SIMS. Langmuir. 2010;26:12075–80. [PubMed] [Google Scholar]

[52] Wu C. Heat shock transcription factors: structure and regulation. Annu Rev Cell Dev Biol. 1995;11:441–69. [PubMed] [Google Scholar]

[53] Trautinger F, Kindas-Mugge I, Knobler RM, Honigsmann H. Stress proteins in the cellular response to ultraviolet radiation. J Photochem Photobiol B. 1996;35:141–8. [PubMed] [Google Scholar]

[54] Calini V, Urani C, Camatini M. Overexpression of HSP70 is induced by ionizing radiation in C3H 10T1/2 cells and protects from DNA damage. Toxicol In Vitro. 2003;17:561–6. [PubMed] [Google Scholar]

[55] Novoselova EG, Cherenkov DA, Glushkova OV, Novoselova TV, Chudnovskii VM, Iusupov VI, et al. Effect of low-intensity laser radiation (632.8 nm) on immune cells isolated from mice. Biofizika. 2006;51:509–18. [PubMed] [Google Scholar]

[56] Jorge-Mora MT, Folgueiras MA, Leiro-Vidal JM, Jorge-Barreiro FJ, Ares-Pena FJ, Lopez-Martin E. Exposure to 2.45 GHz microwave radiation provokes cerebral changes in induction of HSP90 heat shock protein in rat. Prog Electromagn Res. 2010;100:351–79. [Google Scholar]

[57] George I, Geddis MS, Lill Z, Lin H, Gomez T, Blank M, et al. Myocardial function improved by electromagnetic field induction of stress protein hsp 70. J Cell Physiol. 2008;216:816–23. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[58] Shi B, Farboud B, Nuccitelli R, Isseroff RR. Power-line frequency electromagnetic fields do not induce changes in phosphorylation, localization or expression of the 27-kiloDalton heat shock protein in human keratinocytes. Environ Health Perspect. 2003;111:281–8. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[59] Ramaglia V, Buck LT. Time-dependent expression of heat shock proteins 70 and 90 in tissues of the anoxic western painted turtle. J Exp Biol. 2004;207:3775–84. [PubMed] [Google Scholar]

[60] Yang J. Frequency shifts in a piezoelectric body due to small amounts of additional mass on its surface. IEEE Trans Ultrason Ferroelectr Freq Control. 2004;51:1199–202. [PubMed] [Google Scholar]

[61] Grigor’ev IuG. The electromagnetic fields of cellular phones and the health of children and of teenagers (the situation requiring to take an urgent measure) Radiats Biol Radioecol. 2005;45:442–50. [PubMed] [Google Scholar]

[62] Oscar KJ, Hawkins TD. Microwave alteration of the blood-brain barrier system of rats. Brain Res. 1977;126:281–93. [PubMed] [Google Scholar]

[63] Nittby H, Grafstrom G, Eberhardt JL, Malmgren L, Brun A, Persson BR, et al. Radiofrequency and extremely low-frequency electromagnetic field effects on the blood-brain barrier. Electromagn Biol Med. 2008;27:103–26. [PubMed] [Google Scholar]

[64] Castelnau PA, Garrett RS, Palinski W, Witztum JL, Campbell IL, Powell HC. Abnormal iron deposition associated with lipid peroxidation in transgenic mice expressing interleukin-6 in the brain. J Neuropathol Exp Neurol. 1998;57:268–82. [PubMed] [Google Scholar]

[65] Thompson KJ, Shoham S, Connor JR. Iron and neurodegenerative disorders. Brain Res Bull. 2001;55:155–64. [PubMed] [Google Scholar]

[66] Herbert MR, Sage C. Autism and EMF. Plausibility of a pathophysiological link–-Part I? Pathophysiology. 2013;20:191–209. [PubMed] [Google Scholar]

[67] Thomas RH, Meeking MM, Mepham JR, Tichenoff L, Possmayer F, Liu S, et al. The enteric bacterial metabolite propionic acid alters brain and plasma phospholipid molecular species: further development of a rodent model of autism spectrum disorders. J Neuroinflammation. 2012;9:153. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[68] Onore CE, Nordahl CW, Young GS, Van de Water JA, Rogers SJ, Ashwood P. Levels of soluble platelet endothelial cell adhesion molecule-1 and P-selectin are decreased in children with autism spectrum disorder. Biol Psychiatry. 2012;72:1020–5. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[69] Ozmen I, Naziroglu M, Alici HA, Sahin F, Cengiz M, Eren I. Spinal morphine administration reduces the fatty acid contents in spinal cord and brain by increasing oxidative stress. Neurochem Res. 2007;32:19–25. [PubMed] [Google Scholar]

[70] Deshmukh PS, Megha K, Banerjee BD, Ahmed RS, Chandna S, Abegaonkar MP, et al. Detection of low level microwave radiation induced deoxyribonucleic acid damage vis-a-vis genotoxicity in brain of fischer rats. Toxicol Int. 2013;20:19–24. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[71] Odaci E, Bas O, Kaplan S. Effects of prenatal exposure to a 900 MHz electromagnetic field on the dentate gyrus of rats: a stereological and histopathological study. Brain Res. 2008;1238:224–9. [PubMed] [Google Scholar]

[72] Erdem Koc, Kaplan S, Altun G, Gumus H, Gulsum Deniz O, Aydin I, et al. Neuroprotective effects of melatonin and omega-3 on hippocampal cells prenatally exposed to 900 MHz electromagnetic fields. Int J Radiat Biol. 2016;92:590–5. [PubMed] [Google Scholar]

[73] Volkow ND, Tomasi D, Wang GJ, Vaska P, Fowler JS, Telang F, et al. Effects of cell phone radiofrequency signal exposure on brain glucose metabolism. JAMA. 2011;305:808–13. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[74] Tasset I, Medina FJ, Jimena I, Aguera E, Gascon F, Feijoo M, et al. Neuroprotective effects of extremely low-frequency electromagnetic fields on a Huntington’s disease rat model: effects on neurotrophic factors and neuronal density. Neuroscience. 2012;209:54–63. [PubMed] [Google Scholar]

[75] Kivrak EG. Samsun, Turkey: Ondokuz Mayis University; 2014. Investigation of the effects of boswellia sacra and folic acid on hippocampus with electromagnetic fields Master thesis. [Google Scholar]

[76] Johansen C. Electromagnetic fields and health effects-epidemiologic studies of cancer, diseases of the central nervous system and arrhythmia-related heart disease. Scand J Work Environ Health. 2004;30(Suppl 1):1–30. [PubMed] [Google Scholar]

[77] Rubin GJ, Hahn G, Everitt BS, Cleare AJ, Wessely S. Are some people sensitive to mobile phone signals: within participants double blind randomised provocation study. BMJ. 2006;332:886–91. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[78] Haynal A, Regli F. Amyotrophic lateral sclerosis associated with accumulated electric injury. Confin Neurol. 1964;24:189–98. [PubMed] [Google Scholar]

[79] Maskey D, Kim M, Aryal B, Pradhan J, Choi IY, Park KS, et al. Effect of 835 MHz radiofrequency radiation exposure on calcium binding proteins in the hippocampus of the mouse brain. Brain Res. 2010;1313:232–41. [PubMed] [Google Scholar]

[80] Villeneuve PJ, Agnew DA, Johnson KC, Mao Y. Canadian Cancer Registries Epidemiology Research G. Brain cancer and occupational exposure to magnetic fields among men: results from a Canadian population-based case-control study. Int J Epidemiol. 2002;31:210–7. [PubMed] [Google Scholar]

[81] Othman SB, Yabe T. Use of hydrogen peroxide and peroxyl radicals to induce oxidative stress in neuronal cells. Reviews in Agricultural Science. 2015;3:40–5. [Google Scholar]

[82] Kesari KK, Kumar S, Behari J. 900-MHz microwave radiation promotes oxidation in rat brain. Electromagn Biol Med. 2011;30:219–34. [PubMed] [Google Scholar]

[83] Atli Sekeroglu Z, Akar A, Sekeroglu V. Evaluation of the cytogenotoxic damage in immature and mature rats exposed to 900 MHz radiofrequency electromagnetic fields. Int J Radiat Biol. 2013;89:985–92. [PubMed] [Google Scholar]

[84] Liu C, Gao P, Xu SC, Wang Y, Chen CH, He MD, et al. Mobile phone radiation induces mode-dependent DNA damage in a mouse spermatocyte-derived cell line: a protective role of melatonin. Int J Radiat Biol. 2013;89:993–1001. [PubMed] [Google Scholar]

[85] Ruediger HW. Genotoxic effects of radiofrequency electromagnetic fields. Pathophysiology. 2009;16:89–102. [PubMed] [Google Scholar]

[86] Kryston TB, Georgiev AB, Pissis P, Georgakilas AG. Role of oxidative stress and DNA damage in human carcinogenesis. Mutat Res. 2011;711:193–201. [PubMed] [Google Scholar]

[87] Henderson PT, Evans MD, Cooke MS. Salvage of oxidized guanine derivatives in the (2’-deoxy) ribonucleotide pool as source of mutations in DNA. Mutat Res. 2010;703:11–7. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[88] Tothova L, Kamodyova N, Cervenka T, Celec P. Salivary markers of oxidative stress in oral diseases. Front Cell Infect Microbiol. 2015;5:73. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[89] Aitken RJ, Harkiss D, Buckingham DW. Analysis of lipid peroxidation mechanisms in human spermatozoa. Mol Reprod Dev. 1993;35:302–15. [PubMed] [Google Scholar]

[90] Agarwal A, Saleh RA. Role of oxidants in male infertility: rationale, significance, and treatment. Urol Clin North Am. 2002;29:817–27. [PubMed] [Google Scholar]

[91] Nelson JF, Karelus K, Bergman MD, Felicio LS. Neuroendocrine involvement in aging: evidence from studies of reproductive aging and caloric restriction. Neurobiol Aging. 1995;16:837–43. discussion 55-6. [PubMed] [Google Scholar]

[92] Erogul O, Oztas E, Yildirim I, Kir T, Aydur E, Komesli G, et al. Effects of electromagnetic radiation from a cellular phone on human sperm motility: an in vitro study. Arch Med Res. 2006;37:840–3. [PubMed] [Google Scholar]

[93] Goldhaber MK, Polen MR, Hiatt RA. The risk of miscarriage and birth defects among women who use visual display terminals during pregnancy. Am J Ind Med. 1988;13:695–706. [PubMed] [Google Scholar]

[94] Forgacs Z, Somosy Z, Kubinyi G, Bakos J, Hudak A, Surjan A, et al. Effect of whole-body 1800 MHz GSM-like microwave exposure on testicular steroidogenesis and histology in mice. Reprod Toxicol. 2006;22:111–7. [PubMed] [Google Scholar]

[95] Ozguner M, Koyu A, Cesur G, Ural M, Ozguner F, Gokcimen A, et al. Biological and morphological effects on the reproductive organ of rats after exposure to electromagnetic field. Saudi Med J. 2005;26:405–10. [PubMed] [Google Scholar]

[96] Ghodbane SLA, Ammari M, Sakly M, Abdelmelek H. Does static magnetic field-exposure induced oxidative stress and apoptosis in rat kidney and muscle. Effect of vitamin E and selenium supplementations? Gen Physiol Biophys. 2015;34:23–32. [PubMed] [Google Scholar]

[97] Meral I, Mert H, Mert N, Deger Y, Yoruk I, Yetkin A, et al. Effects of 900-MHz electromagnetic field emitted from cellular phone on brain oxidative stress and some vitamin levels of guinea pigs. Brain Res. 2007;1169:120–4. [PubMed] [Google Scholar]

[98] Misa-Agustino MJ, Leiro-Vidal JM, Gomez-Amoza JL, Jorge-Mora MT, Jorge-Barreiro FJ, Salas-Sanchez AA, et al. EMF radiation at 2450 MHz triggers changes in the morphology and expression of heat shock proteins and glucocorticoid receptors in rat thymus. Life Sci. 2015;127:1–11. [PubMed] [Google Scholar]

[99] Balci M, Devrim E, Durak I. Effects of mobile phones on oxidant/antioxidant balance in cornea and lens of rats. Curr Eye Res. 2007;32:21–5. [PubMed] [Google Scholar]

[100] Bodera P, Stankiewicz W, Zawada K, Antkowiak B, Paluch M, Kieliszek J, et al. Changes in antioxidant capacity of blood due to mutual action of electromagnetic field (1800 MHz) and opioid drug (tramadol) in animal model of persistent inflammatory state. Pharmacol Rep. 2013;65:421–8. [PubMed] [Google Scholar]

[101] Ozorak A, Naziroglu M, Celik O, Yuksel M, Ozcelik D, Ozkaya MO, et al. Wi-Fi (2.45 GHz)- and mobile phone (900 and 1800 MHz)-Induced risks on oxidative stress and elements in kidney and testis of rats during pregnancy and the development of offspring. biol trace elem Res. 2013;156:221–9. [PubMed] [Google Scholar]

[102] Ozgur E, Guler G, Seyhan N. Mobile phone radiation-induced free radical damage in the liver is inhibited by the antioxidants N-acetyl cysteine and epigallocatechin-gallate. Int J Radiat Biol. 2010;86:935–45. [PubMed] [Google Scholar]

[103] Ikinci A, Mercantepe T, Unal D, Erol HS, Sahin A, Aslan A, et al. Morphological and antioxidant impairments in the spinal cord of male offspring rats following exposure to a continuous 900 MHz electromagnetic field during early and mid-adolescence. J Chem Neuroanat. 2016;75:99–104. [PubMed] [Google Scholar]

[104] Gurler HS, Bilgici B, Akar AK, Tomak L, Bedir A. Increased DNA oxidation (8-OHdG) and protein oxidation (AOPP) by low level electromagnetic field (2.45 GHz) in rat brain and protective effect of garlic. Int J Radiat. Biol. 2014;90:892–6. [PubMed] [Google Scholar]

[105] Turedi S, Kerimoglu G, Mercantepe T, Odaci E. Biochemical and pathological changes in the male rat kidney and bladder following exposure to continuous 900-MHz electromagnetic field on postnatal days 22-59. Int J Radiat Biol. 2017:1–10. [PubMed] [Google Scholar]

[106] Yan JG, Agresti M, Bruce T, Yan YH, Granlund A, Matloub HS. Effects of cellular phone emissions on sperm motility in rats. Fertil Steril. 2007;88:957–64. [PubMed] [Google Scholar]

[107] Rajkovic V, Matavulj M, Gledic D, Lazetic B. Evaluation of rat thyroid gland morphophysiological status after three months exposure to 50 Hz electromagnetic field. Tissue Cell. 2003;35:223–31. [PubMed] [Google Scholar]

[108] Deniz OG, Kivrak EG, Kaplan AA, Altunkaynak BZ. Effects of folic acid on rat kidney exposed to 900 MHz electromagnetic radiation. JMAU. 2017:900. in press. [Google Scholar]

[109] Wang XW, Ding GR, Shi CH, Zhao T, Zhang J, Zeng LH, et al. Effect of electromagnetic pulse exposure on permeability of blood-testicle barrier in mice. Biomed Environ Sci. 2008;21:218–21. [PubMed] [Google Scholar]

[110] Avendano C, Mata A, Sarmiento CAS, Doncel GF. Use of laptop computers connected to internet through Wi-Fi decreases human sperm motility and increases sperm DNA fragmentation. Fertil Steril. 2012;97:39–U93. [PubMed] [Google Scholar]

[111] Narayanan SN, Kumar RS, Kedage V, Nalini K, Nayak S, Bhat PG. Evaluation ol oxidant stress and antioxidant defense in discrete brain regions of rats exposed to 900 MHz radiation. Bratisl Med J. 2014;115:260–6. [Google Scholar]

[112] Hanci H, Türedi S, Topal Z, Mercantepe T, Bozkurt I, Kaya H, et al. Can prenatal exposure to a 900 MHz electromagnetic field affect the morphology of the spleen and thymus, and alter biomarkers of oxidative damage in 21-day-old male rats? Biotech Histochem. 2015;90:535–43. [PubMed] [Google Scholar]

[113] Lantow M, Lupke M, Frahm J, Mattsson MO, Kuster N, Simko M. ROS release and Hsp70 expression after exposure to 1,800 MHz radiofrequency electromagnetic fields in primary human monocytes and lymphocytes. Radiat Environ Biophys. 2006;45:55–62. [PubMed] [Google Scholar]

[114] Baohong W, Lifen J, Lanjuan L, Jianlin L, Deqiang L, Wei Z, et al. Evaluating the combinative effects on human lymphocyte DNA damage induced by ultraviolet ray C plus 1.8 GHz microwaves using comet assay in vitro . Toxicology. 2007;232:311–6. [PubMed] [Google Scholar]

[115] Ansarihadipour H, Bayatiani M. Influence of electromagnetic fields on lead toxicity: a study of conformational changes in human blood proteins. Iran Red Crescent Med J. 2016;18:e28050. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[116] Belyaev IY, Hillert L, Protopopova M, Tamm C, Malmgren LO, Persson BR, et al. 915 MHz microwaves and 50 Hz magnetic field affect chromatin conformation and 53BP1 foci in human lymphocytes from hypersensitive and healthy persons. Bioelectromagnetics. 2005;26:173–84. [PubMed] [Google Scholar]

[117] Agarwal A, Desai NR, Makker K, Varghese A, Mouradi R, Sabanegh E, et al. Effects of radiofrequency electromagnetic waves (RF-EMW) from cellular phones on human ejaculated semen: an in vitro pilot study. Fertil Steril. 2009;92:1318–25. [PubMed] [Google Scholar]

[118] Lewicka M, Henrykowska GA, Pacholski K, Smigielski J, Rutkowski M, Dziedziczak-Buczynska M, et al. The effect of electromagnetic radiation emitted by display screens on cell oxygen metabolism – in vitro studies. Arch Med Sci. 2015;11:1330–9. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[119] Lu YS, Huang BT, Huang YX. Reactive oxygen species formation and apoptosis in human peripheral blood mononuclear cell induced by 900 MHz mobile phone radiation. Oxid Med Cell Longev. 2012;2012:740280. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[120] De Iuliis GN, Newey RJ, King BV, Aitken RJ. Mobile phone radiation induces reactive oxygen species production and DNA damage in human spermatozoa in vitro . PLoS One. 2009;4:e6446. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[121] Sefidbakht Y, Moosavi-Movahedi AA, Hosseinkhani S, Khodagholi F, Torkzadeh-Mahani M, Foolad F, et al. Effects of 940 MHz EMF on bioluminescence and oxidative response of stable luciferase producing HEK cells. Photochem Photobiol Sci. 2014;13:1082–92. [PubMed] [Google Scholar]

[122] Goraca A, Ciejka E, Piechota A. Effects of extremely low frequency magnetic field on the parameters of oxidative stress in heart. J Physiol Pharmacol. 2010;61:333–8. [PubMed] [Google Scholar]

[123] Halliwell B. How to characterize an antioxidant- an update. Biochem Soc Symp. 1995;61:73–101. [PubMed] [Google Scholar]

[124] Rice-Evans CA, Diplock AT. Current status of antioxidant therapy. Free Radic Biol Med. 1993;15:77–96. [PubMed] [Google Scholar]

[125] Krinsky NI. Mechanism of action of biological antioxidants. Proc Soc Exp Biol Med. 1992;200:248–54. [PubMed] [Google Scholar]

[126] Di Loreto S, Falone S, Caracciolo V, Sebastiani P, D’Alessandro A, Mirabilio A, et al. Fifty hertz extremely low-frequency magnetic field exposure elicits redox and trophic response in rat-cortical neurons. J Cell Physiol. 2009;219:334–43. [PubMed] [Google Scholar]

[127] Sun W, Gan Y, Fu Y, Lu D, Chiang H. An incoherent magnetic field inhibited EGF receptor clustering and phosphorylation induced by a 50-Hz magnetic field in cultured FL cells. Cell Physiol Biochem. 2008;22:507–14. [PubMed] [Google Scholar]

[128] E.N. Antioxidant defenses in eukaryotic cells. Basel, Switzerland: Birkhauser Verlag; 1993. [Google Scholar]

[129] Zhao X, Alexander JS, Zhang S, Zhu Y, Sieber NJ, Aw TY, et al. Redox regulation of endothelial barrier integrity. Am J Physiol Lung Cell Mol Physiol. 2001;281:L879–86. [PubMed] [Google Scholar]

[130] Aslan L, Meral I. Effect of oral vitamin E supplementation on oxidative stress in guinea-pigs with short-term hypothermia. Cell Biochem Funct. 2007;25:711–5. [PubMed] [Google Scholar]

[131] Awad SM, Hassan NS. Health Risks of electromagnetic radiation from mobile phone on brain of rats. Journal of Applied Sciences Research. 2008;4:1994–2000. [Google Scholar]

[132] Luo X, Chen M, Duan Y, Duan W, Zhang H, He Y, et al. Chemoprotective action of lotus seedpod procyanidins on oxidative stress in mice induced by extremely low-frequency electromagnetic field exposure. Biomed Pharmacother. 2016;82:640–8. [PubMed] [Google Scholar]

[133] Singh HP, Sharma VP, Batish DR, Kohli RK. Cell phone electromagnetic field radiations affect rhizogenesis through impairment of biochemical processes. Environ Monit Assess. 2012;184:1813–21. [PubMed] [Google Scholar]

[134] Sepehrimanesh M, Nazifi S, Saeb M, Kazemipour N. Effect of 900 MHz radiofrequency electromagnetic field exposure on serum and testicular tissue antioxidantenzymes of rat. Online Journal of Veterinary Research. 2016;20(9):617–24. [Google Scholar]

[135] Tkalec M, Stambuk A, Srut M, Malaric K, Klobucar GI. Oxidative and genotoxic effects of 900 MHz electromagnetic fields in the earthworm Eisenia fetida. Ecotoxicol Environ Saf. 2013;90:7–12. [PubMed] [Google Scholar]

[136] Lanir A, Schejter A. On the sixth coordination position of beef liver catalase. Febs Lett. 1975;55:254–6. [PubMed] [Google Scholar]

[137] Ozturk A, Baltaci AK, Mogulkoc R, Oztekin E. Zinc prevention of electromagnetically induced damage to rat testicle and kidney tissues. Biol Trace Elem Res. 2003;96:247–54. [PubMed] [Google Scholar]

[138] Martinez-Samano JTP, Rez-Oropeza MA, Elias-Vinas D, Verdugo-Díaz L. Effects of acute electromagnetic field exposure and movement restraint on antioxidant system in liver, heart, kidney and plasma of Wistar rats: a preliminary report. Int J Radiat Biol. 2010;86:1088–94. [PubMed] [Google Scholar]

[139] Devrim E, Ergüder I, Kiliçoglu B, Yaykasli E, Cetin R, Durak I. Effects of electromagnetic radiation use on oxidant/antioxidant status and DNA turn-over enzyme activities in erythrocytes and heart, kidney, liver, and ovary tissues from rats: possible protective role of vitamin C. Toxicol Mech Methods. 2008;18:679 6–83. [PubMed] [Google Scholar]

[140] Odaci E, Unal D, Mercantepe T, Topal Z, Hanci H, Turedi S, et al. Pathological effects of prenatal exposure to a 900 MHz electromagnetic field on the 21-day-old male rat kidney. Biotech Histochem. 2015;90:93–101. [PubMed] [Google Scholar]

[141] Kinnula VL, Paakko P, Soini Y. Antioxidant enzymes and redox regulating thiol proteins in malignancies of human lung. FEBS Lett. 2004;569:1–6. [PubMed] [Google Scholar]

[142] Sokolovic D, Djindjic B, Nikolic J, Bjelakovic G, Pavlovic D, Kocic G, et al. Melatonin reduces oxidative stress induced by chronic exposure of microwave radiation from mobile phones in rat brain. J Radiat Res. 2008;49:579–86. [PubMed] [Google Scholar]

[143] Ozguner F, Oktem F, Ayata A, Koyu A, Yilmaz HR. A novel antioxidant agent caffeic acid phenethyl ester prevents long-term mobile phone exposure-induced renal impairment in rat Prognostic value of malondialdehyde. N-acetyl-beta-D-glucosaminidase and nitric oxide determination. Mol Cell Biochem. 2005;277:73–80. [PubMed] [Google Scholar]

[144] Fang YZ, Yang S, Wu GY. Free radicals, antioxidants, and nutrition. Nutrition. 2002;18:872–9. [PubMed] [Google Scholar]

[145] Martinez-Samano J, Torres-Duran PV, Juarez-Oropeza MA, Verdugo-Diaz L. Effect of acute extremely low frequency electromagnetic field exposure on the antioxidant status and lipid levels in rat brain. Arch Med Res. 2012;43:183–9. [PubMed] [Google Scholar]

[146] Ghanbari AA, Shabani K, Mohammad nejad D. protective effects of vitamin e consumption against 3MT electromagnetic field effects on oxidative parameters in substantia nigra in rats. Basic Clin Neurosci. 2016;7:315–22. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[147] de Moffarts B, Kirschvink N, Art T, Pincemail J, Lekeux P. Effect of oral antioxidant supplementation on blood antioxidant status in trained thoroughbred horses. Vet J. 2005;169:65–74. [PubMed] [Google Scholar]

[148] Ulubay M, Yahyazadeh A, Deniz OG, Kivrak EG, Altunkaynak BZ, Erdem G, et al. Effects of prenatal 900 MHz electromagnetic field exposures on the histology of rat kidney. Int J Radiat Biol. 2015;91:35–41. [PubMed] [Google Scholar]

[149] Ralston NVC, Ralston CR, Blackwell JL, Raymond LJ. Dietary and tissue selenium in relation to methylmercury toxicity. Neurotoxicology. 2008;29:802–11. [PubMed] [Google Scholar]

[150] Zhang J, Zhang YH, Jiang RP, Lian ZS, Wang H, Luo R, et al. Protective effects of vitamin E against electromagnetic radiation from cell phones in pregnant and fetal rats’ brain tissues. Journal of Shandong University (Health Sciences) 2011;9:9–14. [Google Scholar]

[151] Oral B, Guney M, Ozguner F, Karahan N, Mungan T, Comlekci S, et al. Endometrial apoptosis induced by a 900-MHz mobile phone: preventive effects of vitamins E and C. Adv Ther. 2006;23:957–73. [PubMed] [Google Scholar]

[152] Mohammadnejad D, Rad JS, Azami A, Lotfi A. Role of vitamin E in prevention of damages in the thymus induced by electromagnetic field: ultrastructural and light microscopic studies. Bulletin of the Veterinary Institute in Pulawy. 2011;55:111–5. [Google Scholar]

[153] Traber MG. Vitamin E regulatory mechanisms. Annu Rev Nutr. 2007;27:347–62. [PubMed] [Google Scholar]

[154] Wang X, Fenech M. A comparison of folic acid and 5-methyltetrahydrofolate for prevention of DNA damage and cell death in human lymphocytes in vitro . Mutagenesis. 2003;18:81–6. [PubMed] [Google Scholar]

[155] Hardeland R, Pandi-Perumal SR, Cardinali DP. Melatonin. Int J Biochem Cell Biol. 2006;38:313–6. [PubMed] [Google Scholar]

[156] Hardeland R. Antioxidative protection by melatonin: multiplicity ofmechanisms from radical detoxification to radical avoidance. Endocrine. 2005;27:119–30. [PubMed] [Google Scholar]

[157] Tan DX, Poeggeler B, Manchester LC, Reiter RJ. Melatonin: a potent, endogenous hydroxyl radical scavenger. Endocrine J. 1993;1:57–60. [Google Scholar]

[158] DAWN Lowes, Murphy MP, Galley HF. Antioxidants that protect mitochondria reduce interleukin-6 and oxidative stress, improve mitochondrial function, and reduce biochemical markers of organ dysfunction in a rat model of acute sepsis. Anaesth. 2013;110:472–80. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

[159] Reiter RJ, Herman TS, Meltz ML. Melatonin and radioprotection from genetic damage: in vivo/in vitro studies with human volunteers. Mutat Res. 1996;371:221–8. [PubMed] [Google Scholar]

[160] Reiter RJ, Herman TS, Meltz ML. Melatonin reduces gamma radiation-induced primary DNA damage in human blood lymphocytes. Mutat Res. 1998;397:203–8. [PubMed] [Google Scholar]

[161] Shirazi A, Ghobadi G, Ghazi-Khansari M. A radiobiological review onmelatonin: a novel radioprotector. J Radiat Res. 2007;48:263–72. [PubMed] [Google Scholar]

[162] Ozguner F, Aydin G, Mollaoglu H, Gokalp O, Koyu A, Cesur G. Prevention of mobile phone induced skin tissue changes by melatonin in rat: an experimental study. Toxicol Ind Health. 2004;20:133–9. [PubMed] [Google Scholar]