La nueva tarifa de la luz publicada en el BOE por la CNMC no entrará en vigor hasta el 2021

El viernes 24 de enero se publica en el BOE la metodología establecida por el organismo regulador del sector eléctrico (la CNMC) mediante la cual pretenden alcanzar una reducción del 5,4% en la tarifa de los Consumidores Domésticos de electricidad.

Esta publicación ha sido analizada por el equipo jurídico de la Plataforma Ciudadana QAE, especializada en legislación energética, y concluye que existen varias lagunas importantes que deberán de ser aclaradas en los próximos meses, pues en su Disposición transitoria primera se establece que las empresas distribuidoras y comercializadoras adaptarán los equipos de medida, los sistemas de facturación y los contratos a lo dispuesto en esta circular antes del 1 de noviembre de 2020.

A pesar de ello, el gobierno ya ha indicado que este nuevo procedimiento de cálculo del precio de la electricidad para el Consumidor Doméstico no le afectará hasta mediados del 2021. ¿Por qué? Pues para evitar que las compañías eléctricas tengan una merma en sus beneficios. Como siempre, los gobiernos mirando por el bolsillo de los Consumidores.

Otra de las lagunas importantes que percibimos en esta Circular de la CNMC está en su artículo 9 “Aplicación de los peajes de transporte y distribución de electricidad”, en el cual se establece que ‘los peajes de transporte y distribución constan de un término de facturación por potencia contratada y un término de facturación por energía consumida’ indicando en su apartado 4º que ‘en los puntos de medida tipo 5 (contador electricidad doméstico) con contadores que permitan la discriminación horaria y la telegestión, el control de la potencia demandada se realizará mediante la apertura del elemento de corte del contador de energía instalado tarado a la correspondiente potencia o potencias contratadas’ . Esta medida afecta a 23 millones de contratos aproximadamente.

En otras palabras, el Consumidor Doméstico 'tendrá la posibilidad' de cambiar a una potencia distinta de la contratada, en función de sus necesidades de consumo en las nuevas franjas horarias, pero debe acceder al dispositivo de medida (contador de electricidad) para realizar el cambio. Desde QAE recordamos que el 70% de los contadores se ubican en un lugar distinto de la vivienda (cuarto de contadores) el cual en la mayoría de los casos, no es de acceso al titular del contrato. ¿Cómo va a solucionar esto la CNMC?

Por otro lado, la CNMC explica que los Consumidores que están en el mercado regulado (PVPC, Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) automáticamente se les aplicarán los nuevos periodos de discriminación horaria en los precios de la electricidad (horas punta, llano o valle). Aquí nos encontramos con otro grave problema; la propia CNMC publicó en octubre-2019 en su panel de estadística de hogares, que el 80% de los Consumidores Domésticos desconocían las condiciones de su contrato de suministro eléctrico, por lo que nos preguntamos qué medidas pretende imponer el Organismo Regulador a las Compañías Eléctricas, para que el Consumidor conozca en qué modalidad tiene su contrato.

Para concluir, nos encontramos nuevamente con un procedimiento de cálculo tarifario hecho a medida para las compañías eléctricas; confuso, tergiversado, irreal y fuera de sentido común para la mayoría de los Consumidores Domésticos. Recordamos que en el 2015 nos indicaba la CNMC que poner una lavadora o planchar era más económico si lo hacíamos a las 5 de la madrugada. Años después pudimos comprobar que el ahorro no llegaba a un euro mensual, a cambio de perder horas de sueño. Con estos nuevos criterios, sucederá lo mismo. Solo el Tiempo nos dará la razón.



 

BOLETIN

Suscripción Boletín Noticias Plataforma QAE

0
Shares

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que das tu consentimiento y aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra política de cookies. .