La ministra alarmista con su lucha contra el Cambio Climático

TERESA RIBERA MINISTRA

El Clima está en constante cambio desde hace más de 4.500 millones de años. Gracias a esa persistente transformación, estamos aquí hoy en día la civilización conocida. Esto no lo va a poner en duda ningún ‘Científico’.

Sin embargo hay un grupúsculo de estos que afirman de la existencia de patrones diferentes a los ya conocidos, que apuntan a que la intervención del ser humano en el planeta Tierra está influyendo en esta transformación constante del Clima. Además, estos Científicos emiten unos informes que remiten a la ONU desde una institución llamada IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) .

Este Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el cual no cuenta con un historial transparente, sobre todo después de comprobar que su nueva ‘alerta internacional’ presentada en su Asamblea en la ciudad de Mónaco el pasado 20 de septiembre 2019, en la cual se entrega solamente una ‘nota de prensa’ de tres folios, en el cual indican que este alarmante informe, será publicado en breve. A la fecha de este artículo, todavía estamos esperándolo.

De todos es sabido que la actividad de la ONU es principalmente partidista, por lo que los Jefes de Estado y representantes políticos convocados a sus Asambleas, acatan sin entrar en detalles en el fondo del asunto; lo dan por válido y sobre todo si hay dinero detrás de sus decisiones. En este siglo la ONU persigue criminalizar al ‘Gas de la Vida’, es decir el CO². Hay incluso rumores, sobre todo en las redes sociales, de que atiende a un plan de eugenesia hacia la población mundial, pero eso por ahora lo seguimos dejando en rumores. Solo el tiempo nos dirá si se estaba en lo cierto o no.

El uso inadecuado de la semántica por parte de los gobiernos (sobre todo en España) siempre tiene como único componente final el ámbito económico. Esta Organización tiene sobrada experiencia en la lucha contra la expresión ‘Déficit de Tarifa’ en relación al precio de la electricidad; nuestra Tarifa nunca ha tenido ningún déficit, quien lo tiene es ‘el Sistema’. Y tras años de batalla, hemos conseguido cambiar la forma de entenderlo en la Sociedad. De hecho somos la única Organización en España que ha conseguido que el Congreso de los Diputados la autorice una ILP en relación a la auditoría del mencionado déficit.

En este caso nos enfrentamos a una ‘falacia’ gramatical, al pretender asignar a la frase ‘luchar contra el Cambio Climático’ la defensa vital del ser humano. La civilización no está en peligro, no existe ninguna alarma real, tan solo se pretende inculcar en la Sociedad un concepto erróneo bajo el engaño y el fraude. El objetivo es evidente; hay que pagar unos impuestos para combatir contra el Cambio Climático. Semejante absurdez ha conseguido entrar en la mente de gran parte de la población mundial en esta última década. Y para ello se han valido de un niña, de nombre Greta Thunberg con enfermedades de índole emocional y conducta, para penetrar en la población juvenil y que sirva de muro de contención.

Antes de seguir es importante sentar unas bases fundamentales; El ser humano genera CO² cada vez que realizamos la función vital de respirar. Según las medidas de espirometría médicas, suponiendo que cada persona expira unos 450 ml de CO² por minuto eso significa que el CO2 [producido por la respiración] es de unos 400 ml por minuto. Cada gramo de CO² ocupa un volumen de unos 556 ml, así que respirar equivale a expulsar 0,72 gramos por minuto.

En una hora es el equivalente a unos 45 gramos; es decir, un total de un kilogramo al día y unas 0,37 toneladas al año. Como la población mundial la componemos unos 6.500 millones de personas, el total que expulsamos es de unas 2,4 Gt (miles de millones de toneladas) de CO² al año.

A efectos de comparación, las emisiones globales de otras actividades humanas (sin contar respirar) suponen unas 27 Gt al año. Visto así, solamente los humanos suponemos del orden de un 20% del total de emisiones de CO² a la Atmósfera.

Si fuéramos humildes y sensatos, deberíamos de considerarnos uno de los principales causantes del ‘presunto problema’ que tanto la ONU como su Panel Intergubernamental IPCC nos pretende meter en el cuerpo, con medidas drásticas que solo conducen a pagar y seguir pagando por algo que terminará en las manos de siempre; las grandes élites financieras internaciones.

Dicho esto, no tiene ningún sentido asignar al CO² la absoluta responsabilidad de ser el componente que más influye en el ‘cambio climático’. El Clima es la agrupación de cinco componentes fundamentales; la Atmósfera, la Hidrosfera, la Criosfera, la Litosfera, y la Biosfera.

Protocolo de Kioto; el comienzo del Fraude

El 11 de diciembre de 1997 se adoptó, en la ciudad japonesa de Kioto, el primer Acuerdo internacional que buscaba de manera efectiva la reducción de gases de efecto invernadero: el Protocolo de Kioto. Se cumplen más de veinte años de la adopción de tan importante acuerdo, y hay tantas luces como sombras a la fecha.

Sin embargo, después de tan longeva experiencia internacional, se ha podido comprobar que el único objetivo que permanece vigente es la asignación de un coste por emisiones de CO², a pesar de ser uno de los menores componentes de todos los gases de efecto invernadero.

El Ingeniero industrial Chileno, Douglas Pollock, asesor de Presidencia del gobierno de chile, e impulsor del cambio de decisión en el gobierno de los EE.UU por Donald Trump, indica que el negocio de la ‘lucha contra el cambio climático’ mueve el doble de dinero que el narcotráfico a nivel mundial. Hay que recordar que la Cumbre del Clima COP25 se asignó a la ciudad de Santiago de Chile y, por motivos de seguridad nacional, ha sido cambiada a la ciudad de Madrid para las fechas 2 al 13 de diciembre 2019.

La primera COP se realizó en Berlín, en 1995. A la fecha se han realizado 24 COPs, la última en Katowice, Polonia, en diciembre 2018 y ninguna sin excepción, ha servido para nada. Bueno sí, para gastarse algunas decenas de millones de euros en la pomposidad burocrática.

En resumen; asistimos nuevamente a una burda simulación de interés institucional por el Medio Ambiente, camuflado en una obsesión irreal por defender los intereses espurios de una organización llamada ONU, la cual solamente persigue intereses económicos. Jamás se han preocupado por la verdadera razón de la humanidad. A la hemeroteca me remito.


foto adrian


problemas compania electrica


 

BOLETIN

Suscripción Boletín Noticias Plataforma QAE

0
Shares

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que das tu consentimiento y aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra política de cookies. .