Bruselas no pone problemas a la compra de electricidad sucia por parte de España a Marruecos

"Aplicar un impuesto al carbono en la frontera europea requeriría una decisión unánime por parte de los Estados Miembros", dijo Cañete en una carta enviada a la ministra de transición energética Teresa Ribera.

Bruselas no intervendrá para imponer aranceles a las importaciones de electricidad desde fuera de la Unión Europea, aunque los países podrían gravarlos individualmente con fines ambientales, dijo al gobierno español el comisario de energía, Miguel Arias Cañete.

La Ministra Teresa Ribera solicitó la aclaración de la UE sobre las importaciones de electricidad españolas desde Marruecos ante un aumento de la generación a carbón en el país del norte de África. Se espera que España continúe importando electricidad desde Marruecos en los próximos años, al mismo tiempo que lucha por descarbonizar su mix eléctrico y cerrar centrales eléctricas de carbón.

Algunos en España han criticado las importaciones de electricidad de países fuera de la UE que generan electricidad sucia a partir de combustibles fósiles, haciéndose eco de quejas similares en Polonia y Finlandia. En los primeros cuatro meses del año, España importó 676 GWh del país del norte de África, en comparación con casi nada en años anteriores. Se prevé que los flujos aumenten después de 2026, cuando una tercera interconexión de 700 MW se ponga en funcionamiento.

Según Bruselas, el régimen europeo de comercio de derechos de emisión, "no se puede aplicar a países que no son miembros de la UE, a menos que haya un acuerdo", dijo Cañete.

Sin embargo, minimizó las preocupaciones en torno a la competencia y medio ambiente dado que la Unión Europea ya "brindaba una protección adecuada contra los riesgos de fuga de carbono mediante la asignación gratuita de derechos de emisión".

La UE ha creado las condiciones propicias para que España adopte un "sistema voluntario de garantías de origen con Marruecos" con el fin de estimular el trading de electricidad renovable, dijo el comisario europeo. Bruselas ya está trabajando con Marruecos y otros países no miembros de la UE que son socios comerciales, para facilitar una transición hacia un mix energético más limpio, dijo Cañete.

La UE ha financiado el desarrollo de energía solar y eólica en el país del norte de África, apuntó Cañete, y busca utilizarla como base para "buenas prácticas para otros países vecinos".

Marruecos espera una reducción "sustancial" de las emisiones de gases de efecto invernadero y un salto en la capacidad verde al menos del 52% de la potencia instalada total para el 2030.

Cuatro países europeos, España, Alemania, Francia y Portugal, se unieron a finales de 2018 a la iniciativa SET Roadmap, liderada por la agencia marroquí de energía sostenible Masen, para promover el trading de electricidad renovable desde el norte de África a Europa.

La "integración" de los mercados de electricidad del Mediterráneo es una "prioridad" para todas las partes involucradas, ya que sería "beneficiosa para la seguridad del suministro, la optimización de los recursos y la diversificación", señaló Cañete.

Además de las importaciones del norte de África, los países balcánicos, Rusia y Ucrania también son importantes exportadores de electricidad sucia a la UE.



BOLETIN

Suscripción Boletín Noticias Plataforma QAE

0
Shares

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que das tu consentimiento y aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra política de cookies. .